sábado, 30 de marzo de 2013

EVANGELIO DEL DOMINGO:DE RESURRECCIÓN

.
El texto evangélico es de Jn 20, 1-9 y dice lo siguiente:


“El primer día de la semana, muy temprano, todavía a oscuras, va María Magdalena al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro. Entonces corre adonde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, el predilecto de Jesús, y les dice: ---Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. Salió Pedro con el otro discípulo y se dirigieron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Inclinándose vio los lienzos en el suelo, pero no entró. Después llegó Simón Pedro, detrás de él y entró en el sepulcro. Observó los lienzos en el suelo y el sudario que le había envuelto la cabeza no en el suelo con los lienzos, sino enrollado en lugar aparte. Entonces entró el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Hasta entonces no habían entendido las Escrituras, que había de resucitar de entre los muertos.”


* La resurrección sólo se puede comprender desde la fe.

María Magdalena, acudiendo al sepulcro, nos representa a todas las personas que hemos depositado nuestra confianza y esperanza en Jesús.

Las mujeres iban al sepulcro preocupadas por quién les iba a mover la piedra; imagen de la angustia de la humanidad por saber quién iba a abrir las puertas de la muerte. Y esas puertas las abrió Jesús, ofreciéndonos una vida plena junto a él.

El sepulcro vacío es la prueba para que comprendamos que la muerte no ha podido contener la fuerza intensa del amor.

Jesús resucitado no sólo nos libera de nuestra muerte física, sino de todo lo que nos impide vivir plenamente. Jesús resucitado es la razón de nuestra alegría.



* Anunciemos con nuestras palabras y con nuestra vida esta buena noticia, más importante que todas las noticias de la prensa: Jesús está vivo entre nosotros, y se deja ver por quienes tienen los ojos abiertos, el alma esperanzada y el corazón inquieto; nos da su vida y está presente en los sacramentos, que nos fortalecen para afrontar todo desde el amor que Él nos da.
Celebremos la resurrección, celebremos la vida nueva: vida limpia, plena de verdad y sinceridad, sin mentiras, egoísmos e injusticias, santificada por la presencia del Espíritu y su gracia, y consagrada por entero al servicio de Jesús. Este es el significado de la Pascua, el sentido de la salvación.


* Jesús, has resucitado, como habías dicho. Y con tu resurrección, abres ante mí la vida nueva de la Pascua.

Yo quiero morir al pecado y vivir desde hoy esa vida nueva: que, libre de las ataduras de la muerte, viva en la esperanza de mi resurrección futura.


* Hoy es día de fiesta, día de alegría inmensa que nada ni nadie nos puede arrebatar: Cristo ha resucitado, ¡aleluya!

Vivamos con María esta alegría de la Pascua.



Estos puntos ayudan a iniciar la reflexión, a partir de ahora esperamos vuestras aportaciones que nos abran nuevos horizontes y nos acerquen a una comprensión más completa de la Palabra.

Muchas gracias a todos por vuestra participación. 


.

miércoles, 27 de marzo de 2013

NUESTROS ESTRENOS PARA ESTE 2013

.
Os mostramos algunas fotos de los estrenos con los que contaremos este Viernes Santo.Por orden cronológico, el ropón del pertiguero realizado por nuestro Taller de costura,la terminación de los paños bordados de bocinas de la mano de David Calleja y del nuevo paño del sudario de la cruz procesional.




.

EVANGELIO PARA EL VIERNES SANTO

.
El texto evangélico es el de la Pasión según San Juan, Jn 18,1-19,42 y dice lo siguiente:


“En aquel tiempo, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto; allá entró él con sus discípulos. Judas, el traidor, conocía el lugar, porque Jesús muchas veces se había reunido allí con sus discípulos. Así pues, Judas tomó un destacamento y algunos criados de los sumos sacerdotes y los fariseos, y se dirigió allá con antorchas, linternas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que le iba a pasar, se adelantó y les dijo: ---¿A quién buscáis? Le respondieron: ---A Jesús, el Nazareno. Les dice: ---Yo soy. También Judas, el traidor, estaba con ellos. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron y cayeron al suelo. Les preguntó de nuevo: ---¿A quién buscáis? Le respondieron: ---A Jesús, el Nazareno. Contestó Jesús: ---Ya os he dicho que Yo soy, pero, si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos. Así se cumplió lo que había dicho: No he perdido ninguno de los que me has confiado. Simón Pedro, que iba armado de espada, la desenvainó, dio un tajo al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha --el siervo se llamaba Marco--. Jesús dijo a Pedro: ---Envaina la espada: la copa que me ha ofrecido mi Padre, ¿acaso, no la voy a beber? El destacamento, el comandante y los criados de los judíos arrestaron a Jesús, lo ataron y se lo llevaron primero a Anás que era suegro de Caifás, el sumo sacerdote de aquel año --Caifás era el mismo que había dicho a los judíos, que convenía que sólo un hombre muriera por el pueblo. Seguían a Jesús Simón Pedro y otro discípulo. Como ese discípulo era conocido del sumo sacerdote, entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedaba afuera, en la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera y ésta dejó entrar a Pedro. La criada de la portería dice a Pedro: ---¿No eres tú también discípulo de ese hombre? Contesta él: ---No lo soy. Como hacía frío, los siervos y los guardias habían encendido fuego y se calentaban. Pedro estaba con ellos calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su enseñanza. Jesús le contestó: ---Yo he hablado públicamente al mundo; siempre enseñé en sinagogas o en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada en secreto. ¿Por qué me interrogas? Interroga a los que me han oído hablar, que ellos saben lo que les dije. Apenas Jesús dijo aquello, uno de los guardias presentes le dio una bofetada y le dijo: ---¿Así respondes al sumo sacerdote?Jesús contestó: ---Si he hablado mal, demuéstrame la maldad; pero si he hablado bien, ¿por qué me golpeas? Anás lo envió atado al sumo sacerdote Caifás. Simón Pedro seguía calentándose. Le preguntan: ---¿No eres tú también discípulo suyo? Él lo negó: ---No lo soy. Uno de los siervos del sumo sacerdote, pariente de aquél a quien Pedro había cortado la oreja, insistió: ---¿No te vi yo con él en el huerto? De nuevo lo negó Pedro y al punto cantó el gallo. Desde la casa de Caifás llevaron a Jesús al pretorio. Era temprano. Ellos no entraron en el pretorio para evitar contaminarse y poder comer la Pascua. Pilato salió afuera, a donde estaban, y les preguntó: ---¿De qué acusáis a este hombre? Le contestaron: ---Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado. Les replicó Pilato: ---Pues tomadlo y juzgadlo según vuestra legislación. Los judíos le dijeron: ---No nos está permitido dar muerte a nadie --así se cumplió lo que Jesús había dicho sobre la manera en que tendría que morir--. Entró de nuevo Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le preguntó: ---¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús respondió: ---¿Lo dices por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? Pilato respondió: ---¡Ni que yo fuera judío! Tu nación y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho? Contestó Jesús: ---Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis soldados habrían peleado para que no me entregaran a los judíos. Ahora bien, mi reino no es de aquí.Le dijo Pilato: ---Entonces, ¿tú eres rey? Jesús contestó: ---Tú lo dices. Yo soy rey: para eso he nacido, para eso he venido al mundo, para atestiguar la verdad. Quien está de parte de la verdad escucha mi voz. Le dice Pilato: ---¿Qué es la verdad? Dicho esto, salió de nuevo adonde estaban los judíos y les dijo: ---No encuentro en él culpa alguna. Pero es costumbre vuestra que os indulte uno por Pascua. ¿Queréis que os indulte al rey de los judíos? Volvieron a gritar: ---A ése no, a Barrabás. Barrabás era un asaltante.
Entonces Pilato se hizo cargo de Jesús y lo mandó azotar. Los soldados entrelazaron una corona de espinos y se la pusieron en la cabeza; lo revistieron con un manto púrpura, y acercándose a él le decían: ---¡Salve, rey de los judíos! Y le daban un bofetón. Salió otra vez Pilato afuera y les dijo: ---Mirad, os lo saco para que sepáis que no encuentro culpa alguna en él. Salió, pues, Jesús afuera, con la corona de espinos y el manto púrpura. Pilato les dice: ---Aquí tenéis al hombre. Cuando los sumos sacerdotes y los guardias lo vieron, gritaron: ---¡Crucifícalo, crucifícalo! Les dice Pilato: ---Tomadlo vosotros y crucificadlo, que yo no encuentro culpa en él. Le replicaron los judíos: ---Nosotros tenemos una ley, y según esa ley debe morir porque se ha hecho hijo de Dios. Cuando Pilato oyó aquellas palabras, se asustó mucho. Entró en el pretorio y dice de nuevo a Jesús: ---¿De dónde eres? Jesús no le dio respuesta.Le dice Pilato: ---¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte? Le contestó Jesús: ---No tendrías poder contra mí si no te lo hubiera dado el cielo. Por eso el que me entrega es más culpable. A partir de entonces, Pilato procuró soltarlo, pero los judíos gritaban: ---Si sueltas a ése, no eres amigo del césar. El que se hace rey va contra el césar. Al oír aquello, Pilato sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el lugar llamado Enlosado, en hebreo Gábbata. Era la víspera de Pascua, al mediodía. Dice a los judíos: ---Ahí tenéis a vuestro rey. Ellos gritaron: ---¡Afuera, afuera, crucifícalo! Les dice Pilato: ---¿Voy a crucificar a vuestro rey? Los sumos sacerdotes contestaron: ---No tenemos más rey que el césar. Entonces se lo entregó para que fuera crucificado. Se lo llevaron; y Jesús salió cargando él mismo con la cruz, hacia un lugar llamado La Calavera, en hebreo Gólgota. Allí lo crucificaron con otros dos: uno a cada lado y en medio Jesús. Pilato había hecho escribir un letrero y clavarlo en la cruz. El escrito decía: Jesús el Nazareno, rey de los Judíos. Muchos judíos leyeron el letrero, porque el lugar donde Jesús fue crucificado quedaba cerca de la ciudad. Además, el letrero estaba escrito en hebreo, latín y griego. Los sumos sacerdotes dijeron a Pilato: ---No escribas: Rey de los judíos, sino: Éste ha dicho: Soy rey de los judíos. Pilato contestó: ---Lo escrito, escrito está. Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron su ropa y la dividieron en cuatro partes, una para cada soldado; aparte la túnica. Era una túnica sin costuras, tejida de arriba abajo, de una pieza. Así que se dijeron: ---No la rasguemos; vamos a sortearla, para ver a quién le toca. Así se cumplió lo escrito: Se repartieron mis vestidos y se sortearon mi túnica. Es lo que hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María de Cleofás y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y al lado al discípulo predilecto, dice a su madre: ---Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dice al discípulo: ---Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa. Después, sabiendo que todo había terminado, para que se cumpliese la Escritura, Jesús dijo: ---Tengo sed. Había allí un jarro lleno de vinagre. Empaparon una esponja en vinagre, la sujetaron a un hisopo y se la acercaron a la boca. Jesús tomó el vinagre y dijo: ---Todo se ha cumplido. Dobló la cabeza y entregó el espíritu. Era la víspera del sábado, el más solemne de todos; los judíos, para que los cadáveres no quedaran en la cruz el sábado, pidieron a Pilato que les quebrasen las piernas y los descolgasen. Fueron los soldados y quebraron las piernas a los dos crucificados con él. Al llegar a Jesús, viendo que estaba muerto, no le quebraron las piernas; sino que un soldado le abrió el costado de una lanzada. Al punto brotó sangre y agua.El que lo vio lo atestigua y su testimonio es fidedigno; sabe que dice la verdad, para que creáis vosotros. Esto sucedió de modo que se cumpliera la Escritura: No le quebrarán ni un hueso; y otra Escritura dice: Mirarán al que atravesaron. Después de esto, José de Arimatea, que en secreto era discípulo de Jesús por miedo a los judíos, pidió permiso a Pilato para llevarse el cadáver de Jesús. Pilato se lo concedió. Él fue y se llevó el cadáver. Fue también Nicodemo, el que lo había visitado en una ocasión de noche, llevando cien libras de una mezcla de mirra y áloe. Tomaron el cadáver de Jesús y lo envolvieron en lienzos con los perfumes, según la costumbre de sepultar que tienen los judíos. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto y en él un sepulcro nuevo, en el que nadie había sido sepultado. Como era la víspera de la fiesta judía y como el sepulcro estaba cerca, colocaron allí a Jesús.” 


* En nuestra experiencia muchas veces descubrimos el afecto de alguien cuando nos damos cuenta de lo que ha sido capaz de hacer por nosotros: privaciones y sufrimientos. Hoy, contemplando a Jesús crucificado, se nos hace más presente el amor infinito que tiene hacia cada uno de nosotros.
Todo un Dios que se hace hombre, se entrega libremente a muerte en cruz, por el delito de pasar por este mundo haciendo el bien al hombre, que lo asesina.
Ante la cruz se aviva nuestra memoria agradecida y crece el deseo de amarle.


* Señor, tu pasión y tu muerte son la prueba más palpable del inmenso amor que me tienes.
No quiero acostumbrarme a los relatos evangélicos: quiero leerlos con ojos nuevos y escucharlos con oídos nuevos.


* Señor, desde la cruz pides al Padre que me perdone, porque no sé lo que hago cuando peco, y me das a tu Madre para que me enseñe a seguirte con mi cruz. Gracias, Señor.
Señor, déjame que me quede contemplándote con tu Madre al pie de la cruz, desde la que has vencido a mis mayores enemigos: el pecado y la muerte.


* María, Madre de la fe y de la esperanza, a pesar de haber visto a un Dios que ha muerto y a sus amigos que le venden y le niegan, María espera.
Déjame esperar contigo, María.



Estos puntos ayudan a iniciar la reflexión, a partir de ahora esperamos vuestras aportaciones que nos abran nuevos horizontes y nos acerquen a una comprensión más completa de la Palabra.



Muchas gracias a todos por vuestra participación.


.

EVANGELIO PARA EL JUEVES SANTO

.
El texto evangélico es de Jn 13, 1-15 y dice lo siguiente:


“Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que llegaba la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando el Diablo había sugerido a Judas Iscariote que lo entregara sabiendo que todo lo había puesto el Padre en sus manos, que había salido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se quitó el manto, y tomando una toalla, se ciñó. Después echó agua en una jofaina y se puso a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba ceñida. Llegó, pues, a Simón Pedro, el cual le dijo: ---Señor, ¿tú me lavas los pies? Jesús respondió: ---Lo que yo hago no lo entiendes ahora, más tarde lo entenderás. Replicó Pedro: ---No me lavarás los pies jamás. Le respondió Jesús: ---Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo. Le dijo Simón Pedro: ---Señor, si es así, no sólo los pies, sino las manos y la cabeza. Le respondió Jesús: ---El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, pues el resto está limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos --conocía al que lo iba a entregar y por eso dijo que no todos estaban limpios--. Cuando les hubo lavado los pies, se puso el manto, se reclinó y dijo: ---¿Entendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis maestro y señor, y decís bien. Pues si yo, que soy maestro y señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros mutuamente los pies. Os he dado ejemplo para que hagáis lo mismo que yo he hecho.” 

* En la liturgia de hoy se nos recuerda la institución de la Eucaristía, signo del amor de Cristo, que da libremente su vida por nosotros, y que se nos da Él mismo como comida en la comunión.
También nos deja el mandamiento del amor, y es la Eucaristía el alimento que nos da las fuerzas para cumplirlo.

Eucaristía: sacramento de la caridad. El mejor, el más auténtico para expresar al mismo tiempo el amor de Dios y el amor a los hombres. El amor de Cristo a nosotros, y el amor fraterno que une a los verdaderos discípulos de Jesús. Eucaristía: centro de la vida de la Iglesia, el más grande de todos los sacramentos; un verdadero banquete, pero no uno cualquiera, sino el del sacrificio de Jesús, a cuya participación están convocados todos sus hermanos. Eucaristía: sacramento por el que Jesús va a poder estar junto a nosotros y al mismo tiempo nos sirve para llegar donde está él, junto al Padre. 

Y por último instituye el sacerdocio, el servicio y dedicación total a los hermanos, como hizo Jesús.


*En este relato evangélico vemos cómo Pedro no entiende el gesto de Jesús: su vida entera fue una entrega, la última cena es una entrega servicial y amorosa, la salvación se identifica con el servicio. Jesús, siendo el Hijo, toma la condición de esclavo. Dios no salva desde el trono inaccesible, sino desde la palangana, la toalla y la postración. Pedro se resiste al lavatorio de pies porque prefiere anteponer su amor al Señor al que recibe de él; Jesús le corrige: sólo el amor de Dios nos permite el salto a la vida eterna.


* Gracias por tu amor hasta el extremo y por el mandamiento nuevo del amor fraterno, como tú nos amas.
Gracias por el sacramento de la Eucaristía, que te hace realmente presente, vivo y vivificante en mi vida.
Gracias por el sacramento del ministerio sacerdotal, al que llamas a quiénes tú eliges. ¡Santifícalos en la verdad y mantenlos en la fidelidad!


* Hoy, Dios de la humildad, en la gran fiesta del amor en que te quedas con nosotros, no olvidándote del hombre, quiero pedirte por la humanidad entera, para que logremos alcanzar el don de la fraternidad.


* María, ayúdanos a tus hijos de esta Hermandad a que nos sintamos hermanados bajo la tutela del amor.


Estos puntos ayudan a iniciar la reflexión, a partir de ahora esperamos vuestras aportaciones que nos abran nuevos horizontes y nos acerquen a una comprensión más completa de la Palabra.



Muchas gracias a todos por vuestra participación.




domingo, 24 de marzo de 2013

LA ESTACIÓN DE PENITENCIA

.
Un apartado de la religiosidad popular muy querido por las hermandades y cofradías son las procesiones. La procesión es una expresión cultual de carácter universal en la cual la piedad popular y la liturgia establecen una relación muy peculiar. Las procesiones son manifestaciones de la fe y piedad populares con grandes connotaciones culturales y que despiertan el sentimiento religioso de los fieles, tal como las define el Directorio sobre la piedad popular y la liturgia ya citado.

Hay procesiones litúrgicas que se celebran durante el desarrollo de la Eucaristía y son necesarias para el desarrollo de la misma acción litúrgica: la procesión de entrada del ministro y los celebrantes, que puede solemnizarse entrando los celebrantes desde el fondo de la nave; la procesión hacía el ambón del diácono o presbítero para proclamar el Evangelio; la procesión para presentar las ofrendas; el momento de recibir la comunión, que también se considera procesión de los fieles. Además hay procesiones litúrgicas con motivo de ciertas festividades: la del 2 de febrero (Candelaria) que conmemora la Presentación del Señor en el Templo; la del Domingo de Ramos (palmas) que conmemora la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén; las de la Vigilia Pascual con el rito del Lucernario. Otras tienen carácter votivo (como la del Corpus o las de rogativas).

La procesión penitencial de las cofradías recibe el nombre de estación de penitencia. Debemos aclarar que el objetivo de las Cofradías al salir a la calle es hacer pública estación de penitencia. La palabra estación significa parada, en este caso se refiere a la parada solemne que hacen al llegar a la catedral, antiguamente a otras iglesias o santuarios. Así entendido el término estación se comprende mejor cuando se habla de las estaciones del Vía Crucis. Estación es pues lo contrario de procesión, que significa “avanzar caminando”. La cofradía procesiona y hace estación.

Fue en la Edad Media cuando la piedad popular amplió el número de procesiones votivas que alcanzaron su punto álgido durante la época barroca, tanto para honrar a los santos como para meditar los aspectos de la pasión. Los riesgos que tienen se refieren a que estas manifestaciones prevalezcan sobre los sacramentos, que quedarían relegados a un segundo plano o a considerar la procesión como el acto culminante de la Liturgia lo cual puede degenerar en convertir la procesión en mero espectáculo o acto folclórico cultural. 

Para evitar esa mala interpretación se impone una catequesis adecuada sobre el sentido de las procesiones, en un triple sentido: teológico, como sentido de pueblo de Dios en marcha camino de la Jerusalén celeste: litúrgico, procurando que haya representación eclesiástica en la presidencia y con oraciones al inicio y al terminar, portando velas los asistentes; antropológico, poniendo de manifiesto el significado de procesión como camino que se hace juntos participando en el mismo clima de oración.

Jesús Luengo Mena, Lector instituido

.

sábado, 23 de marzo de 2013

FOTOS DE NUESTRA MADRE EN SU PASO PROCESIONAL

.
Realizadas ayer tras los Cultos Semanales que, como ya informamos día atrás,consistieron en el rezo de la Corona Dolorosa al ser Viernes de Dolores.Este acto contó con una importante asistencia de hermanos como viene siendo tradicional año tras año.Además de las intenciones particulares de los hermanos asignados,tuvimos un recuerdo en forma de oración por nuestro hermano D. Antonio Berro,recientemente fallecido.En el paso como podréis ver estaban ubicadas tanto la rosa entregada por su hijo como el centro de flores entregado por la familia el día de las exequias.










viernes, 22 de marzo de 2013

LA COFRADÍA EN LA CALLE ( y IV )

.
DESCRIPCIÓN DE LAS INSIGNIAS

Vamos a terminar esta serie de entradas describiendo algunas de las insignias más representativas que suelen aparecer en nuestros cortejos penitenciales.

La Cruz de Guía

Todas las cofradías inician sus desfiles con la Cruz de Guía, la cual es llevada por un hermano vestido con la túnica de penitente al que se le suele llamar crucero. Es por tanto, la insignia de mayor importancia en el cortejo procesional. Su precedente es la manguilla ó cruz alzada (elemento de pequeño tamaño, coronando una vara, bajo la cual se extiende un armazón de forma cilíndrica cubierto de tela ligeramente bordada y rematado por una cruz, actualmente en desuso desde el Concilio Vaticano II) y simboliza el carácter cristiano de la procesión, representando además la cruz que todo cristiano debe seguir. La Cruz de Guía va siempre flanqueada por una o dos parejas de faroles (llamados faroles de guía), que suelen ser los más grandes de todo el cortejo. La Cruz de Guía se suele elaborar en el mismo material en que esté hecho el paso del Cristo (madera, plateado, dorado, etc) y puede llevar en la intersección de los brazos una imagen del crucificado ó alguna reliquia.
En algunas cofradías, normalmente las más serias (las llamadas de negro), suele preceder el cortejo la figura del muñidor, servidor que hace sonar una campana de mano indicando la presencia del cortejo fúnebre. También es costumbre en las hermandades de negro el poner dos parejas de ciriales (ó faroles) antecediendo a la Cruz de Guía, aunque si nos atenemos a su sentido litúrgico, no debería llevar nada delante. De todos modos, esta costumbre tiene su origen en que antiguamente la Santa Cruz se solía sacar portada en unas parihuelas al inicio del cortejo, especialmente en las hermandades de la Vera Cruz (caso actual de la hermandad de la Vera Cruz de Jerez), por tanto, iría escoltada por faroles.

Bocinas

La Bocina es una insignia en forma de trompeta que lleva unido a un tubo paños de terciopelo normalmente bordados y que se suele llevar en el hombro del penitente. Pueden observarse Bocinas (en algunos lugares se les llama Trompetas) en diferentes lugares del cortejo, según tome la cofradía como referencia de su significado. No está bien definido su origen. Unos dicen que antiguamente indicaban la marcha o parada de la cofradía (por esa razón iría al principio del cortejo, delante ó justo detrás de la Cruz de Guía; personalmente me decanto por esta opción y es la que usan las hermandades llamadas de bulla). Otros que se usaban para hacer una representación sonora de la Pasión de Cristo (por esta razón se explicaría el llevarlas delante de los pasos y es la opción que suelen usar las hermandades de negro). Otros dicen que es en recuerdo de los soldados que acompañaron a Cristo hasta el Calvario (y las ponen al lado del Senatus). Carecen, pues de significado litúrgico y, desde luego, han perdido totalmente su vertiente musical para convertirse en enseres meramente ornamentales. En los paños de las bocinas podemos ver representados el escudo de la hermandad, pasajes pasionales o simplemente el raso del terciopelo. Se suelen colocar 4 en el cortejo del Cristo y 2 en el cortejo de la Virgen (aunque no le encuentro mucha lógica a llevarlo en el cortejo de la Virgen), en caso de ir solo en un paso lo más lógico que es que vayan en el del Cristo, ya sea abriendo el cortejo ó al lado del Senatus, dependiendo del significado que se le quiera dar. Las Bocinas no se flanquean nunca con ningún acompañamiento.

El Senatus

Se sitúa inmediatamente detrás del primer tramo de penitentes de la procesión. Debe ir flanqueado por dos o cuatro varas, incluso puede ir solo, pero nunca acompañado por faroles, ya que es una insignia pagana.
El inicio del procesionar de esta insignia se desconoce aún, aunque probablemente se puso debido a que esta insignia la llevaban las tropas romanas que acompañaron a Jesús en el camino del Calvario. En dicha insignia aparecen las siglas S.P.Q.R., cuyo significado es Senatus Populus Que Romanus, el Senado y el Pueblo Romano, imitando las que llevaban las legiones romanas que ocupaban la región de Palestina en la época de Jesucristo. La cartela con las letras se suele rematar con el retrato de Tiberio (emperador romano en los momentos de la Pasión), una corona de laurel ó un águila imperial.

Bandera de Paso

La Bandera de Paso es una insignia que no contiene una importancia histórica destacada, parece ser que ha derivado de las banderas negras con la cruz roja que se solían utilizar antiguamente en las catedrales y que se hacían pasar por encima de los feligreses, luego parece ser que las cofradías las adoptaron dándoles además mayor colorido al incluir los colores de las túnicas. Esta costumbre no tiene demasiado sentido ya que en la Catedral de Cádiz no se tiene ese derecho adquirido y, por tanto, las hermandades tampoco lo deberían lucir, pero de nuevo la tradición, el colorido, su sencillez y quizás el afán de copia lo han acabado instaurando en la mayoría de las hermandades. Debe ir situada detrás del Senatus ó de la Cruz Parroquial (ó el Sin Pecado) en el orden procesional de las cofradías, ya que lo que hace es anunciar los tramos de penitentes que van detrás. Suele dividirse por una cruz en cuatro cartelas con los colores de la túnica de nazarenos del paso al que acompañen. De éste modo si la túnica varía de los nazarenos del Señor a los de la Virgen, podemos ver también una bandera en el tramo de penitentes que acompañan al palio. En el caso de que la hermandad tenga más titulares, se suele incluir también la Bandera de Paso de estos con una representación de penitentes en un lugar preferente.
La tela suele tener mayor superficie en aquellas cofradías cuyas túnicas de nazareno son de cola, teniendo las de capa la particularidad de tener el asta más larga, llegando hasta los 3 metros aproximadamente. Las astas suelen ser de plata ó alpaca (también llamada plata cofradiera, es una aleación de cobre, níquel y zinc que da un aspecto similar a la plata, aunque mucho más barata. Esta aleación recibe posteriormente un baño de plata). Va siempre flanqueada por varas.
4.5. Otras banderas e insignias
Otras Insignias

Algunas son de dudoso significado litúrgico pero suelen aparecer en los cortejos. Algunas que llevan recuerdos de ostentar determinados títulos como “Muy Mariana”, otras sacan guiones de representación de universidades y colegios profesionales (Derecho, Medicina, Económicas, etc), con determinadas advocaciones marianas, grupos jóvenes (en forma normalmente de banderín de la juventud, como recuerdo de su presencia en estas hermandades), guiones de la Epifanía (en recuerdo del Gran Poder de Dios), Santo Lignum Crucis (reliquia auténtica de la Santa Cruz), por su vinculación a determinadas órdenes religiosas, banderas y relicarios relativos a santos (siempre acompañados de varas), banderas con la efigie del titular que preceden (estas ya están en desuso), por su vinculación a una determinada basílica (el tintinábulo, insignia basilical rematada por el escudo de la Hermandad y con una campanilla), etc. El criterio es colocar las insignias marianas en las secciones de la Virgen y el resto en las del Cristo.

Bandera Pontificia

Dicha insignia la sacan solamente algunas hermandades procesionando en los tramos correspondientes al Señor. Es de color blanca cruzada con una cruz amarilla o, más habitualmente, con los colores pontificios amarillo y blanco en división vertical por su mitad; y en el centro el blasón del pontífice que le concedió el título de Pontificia que ostentan dichas hermandades (en la bandera oficial del estado Vaticano, el blasón va normalmente en la parte blanca de la bandera). Va siempre flanqueada por varas.

Bandera Sacramental

Esta insignia la sacan aquellas Hermandades que tienen el título de Sacramental (estas Hermandades le rinden por tanto culto al Santísimo Sacramento de la Eucaristía), suelen ser de color blanco con algún motivo alusivo en el centro (el cordero apocalíptico con los siete sellos, un cáliz, espigas de trigo, etc), suele ir además el escudo de la Hermandad y siempre debe ir acompañada de faroles con velas roja, aunque en muchos lugares se le acompaña de varas rematadas con motivos alusivos, incluso podemos llegar a ver una mezcla de ambos. Es también bastante usual preceder la Bandera Sacramental de cuatro ó seis cirios de color rojo, dependiendo del número de ciriales que se usen en el paso de Misterio. El asta suele ir rematada por una alegoría de la Fe (recordemos que las tres virtudes teologales son la Fe, la Esperanza y la Caridad). Debe ser la última insignia antes del Libro de Reglas en caso de sacarla. Antiguamente, se sacaba una insignia ya en desuso llamada lábaro que estaba realizada a modo de banderín en plata repujada y que cumplía idéntico cometido, esta insignia se ha ido eliminando debido posiblemente a su excesivo peso.

Libro de Reglas

En la procesión suele situarse al final de los tramos de las secciones de Cristo, salvo en las hermandades definidamente marianas en las cuales se coloca al final de los tramos de las secciones de la Virgen junto con la Ante-Presidencia y Presidencia, quizás no con mucho sentido litúrgico (ya que Cristo es más importante que la Virgen) pero sí devocional. Está formado por una tapa en terciopelo con el escudo y las cantoneras repujados, dentro van las reglas originales de la Hermandad (en otros lugares se les conoce como Estatutos), en algunos casos pueden ser muy antiguos y ser de un gran valor. El portador del Libro (normalmente el Secretario) está flanqueado por dos ó cuatro varas. El Secretario, al contrario del resto de miembros de la Junta de Gobierno no lleva vara, sino una pértiga. Esta insignia carece de valor litúrgico y procesiona en recuerdo de pasados tiempos en que los mismos servían para argumentar con las autoridades, religiosas y civiles, en casos de discrepancia. Por esa misma razón no tiene ningún sentido acompañarlo de luz, como se hace a menudo en determinados cultos internos de las hermandades, esto se hace solo por tradición sin tener significado litúrgico alguno salvo que vaya acompañado de un crucifijo o del Evangelio.

Ante-Presidencia del Paso

Formada por 4-5 penitentes con varas, anteceden a la Presidencia del paso. Dichos penitentes suelen ser los más antiguos de la cofradía o hermanos que han realizado algún favor especial a la cofradía.
Delante de la Ante-Presidencia se suelen colocar en algunas cofradías hermanas ataviadas con la tradicional mantilla en señal de luto. La mantilla en sí es una toca negra de encaje que, junto a la peineta de carey, forman el tradicional tocado andaluz que se coloca sobre la cabeza afianzada por un broche que recoge el pelo. El resto de la vestimenta debe ser también en color negro (vestido, zapatos, bolso, guantes) completándose con el Rosario en la mano y la Medalla de la Hermandad. Hay ciertas reglas no escritas en cuanto a la prohibición de adornos florales (claveles rojos normalmente) y a la longitud y decoro del vestido que no se deben obviar para mantener la seriedad del cortejo. De todos modos, la inclusión de la mantilla en el cortejo procesional es relativamente reciente y no tiene especial sentido, lo verdaderamente correcto sería que lucieran la túnica de penitencia.
Un caso especial lo forman las hermandades del Santo Entierro, las cuales suelen llevar representaciones de todas las cofradías de penitencia de la localidad y del Consejo Local. En este caso se colocan primero las hermandades por orden menor a mayor antigüedad y luego la representación del Consejo Local, si hay alguna cofradía hermanada o que resida en la misma parroquia se suele colocar en lugar preferente tras el resto de hermandades. Además en este tipo de procesiones se suele colocar tras el paso del Santo Entierro un Palio de Respeto, palio pequeño de toldo flojo y sin bordar, sostenido por 4 ó 6 varales y portado por acólitos ó monaguillos.

Presidencia de Paso

Delante de cada paso se sitúan varios penitentes con varas, la Presidencia del paso del Cristo suele ser la de la procesión salvo que la cofradía sea eminentemente mariana, aunque quizás lo más correcto sería dejarlo en el paso de Cristo debido a la mayor importancia para el cristiano de la figura de Cristo sobre la de María; en la Presidencia de la procesión se sitúan el Hermano Mayor, representantes de otras hermandades ó colectivos hermanados y el Director Espiritual, que debe ir vestido adecuadamente para la ocasión desde el punto de vista litúrgico, revestido de sotana y capa. En la Presidencia del otro paso se suelen situar miembros destacados de la Junta de Gobierno y representantes de otras hermandades e incluso el Predicador de los cultos cuaresmales y el Pregonero. El Hermano Mayor y el Director Espiritual llevan normalmente la vara de color dorado para diferenciarse del resto, siendo la del Hermano Mayor la más lujosa. Hay que tener en cuenta que la Presidencia corresponde siempre a la autoridad eclesiástica, en este caso el Director Espiritual, el Hermano Mayor se situará por tanto a su derecha.
Una figura que ha desaparecido casi totalmente de nuestras cofradías debido a la decreciente participación del clero en los desfiles procesionales es la del Preste, sacerdote que se colocaba tras el paso de palio revestido de la capa fluvial, acompañado del Carráncano o Sochantre que era un acólito con sotana y roquete que portaba un cirio encendido

Penitencia

Siguiendo la frase "Toma tu Cruz y Sígueme" los penitentes se sitúan inmediatamente detrás de los pasos y delante de la Banda de Música (aunque no siempre), normalmente tras los del Señor pero en algunas cofradías también los podemos ver detrás del palio. En algunos sitios los tramos de penitencia pueden verse en tramos diversos a lo largo de todo el cortejo procesional y no obligatoriamente tras los pasos. Tienen su origen en los antiguamente conocidos como hermanos de sangre.

Cruz Parroquial

La insignia representa a la iglesia parroquial y tras ella comienzan a desfilar los penitentes de la Virgen, le flanquean dos acólitos ceriferarios. La debe portar un sacristán revestido de sotana, sobrepelliz o roquete (la tela blanca que va sobre la sotana), aunque se suele dar el caso de llevarla un nazareno en algunas cofradías, acompañándola siempre dos acólitos revestidos, normalmente con dalmáticas, que llevan los ciriales. En caso de no tenerse Cruz Parroquial se deben empezar los tramos con el Simpecado ó en su defecto la Cruz de Guía. La situación de la Cruz Parroquial dentro del cortejo procesional de las cofradías que llevan un sólo paso es inmediatamente después de las insignias correspondientes a lo que serían tramos del Señor. Las Asociaciones Parroquiales también deberían empezar su discurrir con una Cruz Parroquial. Suele tener unos 2,90 metros de alta y en ella se suelen incluir motivos que hagan referencia a la parroquia de donde radica.

Simpecado

El origen del Simpecado está en el que sacó la hermandad de El Silencio de Sevilla en representación del voto de defensa de esta hermandad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María en 1615. También se le conoce como Sinelabe ó Bandera Concepcionista, dependiendo de la forma que tome y los elementos que la constituyan. Debe ir acompañado siempre de Faroles, pero más pequeños que los de la Cruz de Guía. Por lógica debería ir detrás de la Bandera Asuncionista, aunque por tradición se coloca abriendo el cortejo de la Virgen. En el caso de sacar dos de estas insignias con el mismo significado (por ejemplo, un simpecado y una Bandera Concepcionista), una se colocará al principio del cortejo de la Virgen (tras la Cruz Parroquial) y la otra tras el Banderín Asuncionista como última insignia antes del Estandarte corporativo de la hermandad.
Pueden aparecer en forma de estandarte con una talla o pintura de la Virgen y un pequeño listel con la leyenda “Sine labe concepta”, entonces se llama Simpecado. El asta va rematada por una cruz.

Si la frase “Sine labe concepta” aparece en toda su longitud sobre un lábaro con paño largo y estrecho de igual longitud que el asta, siendo el paño de color celeste, se llama vulgarmente Sinelabe ó Sine Labe. El asta debe ir rematada en este caso por una pequeña imagen de la virgen.

De similar contenido es la Bandera Concepcionista, la cual tiene forma de bandera, en paño celeste, figurando en el cortejo portada de forma vertical por un nazareno, escoltado a su vez por otros dos con faroles, ya que es costumbre que las insignias que representan un Dogma de Fe sean alumbradas. Dentro de la bandera suele aparecer el texto en latín: “TOTA PULCHRA ES, MARIA, ET MACULA ORIGINALIS NON EST IN TE. MDCCCLIV” ó también “INMACULATA CONCEPCIONEM VIRGINUS MARIAE CELEBREMUS CRISTUM EJUS FILUM ADOREMUS DOMINUM”, más raramente lleva imágenes pintadas ó bordadas de la virgen. El asta de esta bandera suele ir en metal plateado y el remate representa el anagrama de María. Suele ir acompañada por faroles terminados en templetes de orfebrería, albergando cada uno en su interior una Inmaculada.

El Papa Pío IX definió como Dogma de Fe esta verdad en 1854, en la Bula Ineffabilis Deus. La virginidad de María ya había sido proclamada en el Concilio de Letrán de 1215. El Dogma de la Maternidad de Dios ya había sido definido en el Concilio de Efeso de 431.

“Mater Ecclesiae”

Insignia que recuerda que María es Madre de la Iglesia. Así lo proclamó Pablo VI en 1964. María es, por tanto, Madre de la Iglesia y de todos los hombres. Suele llevar, sobre fondo azul, una talla de la virgen, con un asta rematada por la cruz papal. Suele ir acompañado de faroles aun sin ser Dogma de Fe por las mismas razones que el Mediatrix.

“Mater Regina”

El Mater Regina (Beata Virgo Mater Regina) recuerda que María es Reina de todo lo creado. Fue instituido en 1954 por Pío XII, aunque no es Dogma de Fe pero es una Verdad Fundamental, va acompañado de faroles. Suele tomar la forma de estandarte y se le denomina Estandarte de la Realeza de María, tiene forma rectangular y suele llevar en el centro una gran corona real y la leyenda “Beata Virgo Maria” ó “Beata Virgo Mater Regina” sobre terciopelo rojo, en el asta suele ir una corona y sobre ella una cruz. La Primera Hermandad en usar este tipo de insignia fue la de la Cena de Sevilla.

"Mediatrix”

Insignia que recuerda la Mediación Universal de María en todas las gracias. Esta insignia que toma su nombre de la inscripción latina "Mediatrix omnium gratiorum, dedisti protectiones salutis tuae". Suele ser una bandera con la Anunciación a María sobre terciopelo azul, con la leyenda “Mediatrix omnium gratiarum” e incluso el escudo de la cofradía; en otros casos en la bandera aparece el texto MEDIATRIX simplemente. La primera Hermandad que la portó fue la del Cachorro de Sevilla en 1926. Suele ir acompañada de faroles, aunque no se ha establecido como Dogma de Fe debido a la subordinación de María al único Mediador que es Jesucristo, tal y como quedó establecido en el CVII (Lumen Gentium).

Bandera Asuncionista

Insignia que recuerda el Voto Asuncionista de la Virgen María que fue proclamado en 1950 por Pío XII por medio de la bula Munificentissimus Deus, el cual significa que la Virgen Inmaculada, Madre de Dios, terminado el período de su vida terrestre, fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial. Sobre asta rematada por un símbolo mariano preferentemente asuncionista, cuelga un paño con la leyenda: “REGINA IN COELIS (CORPORALITER) ASSUMPTA” o también “MARIA, VIDA Y DULZURA, ESPERANZA NUESTRA. REINA ASUNTA A LOS CIELOS EN CUERPO Y ALMA”, alusiva la Asunción de María, sobre fondo celeste y / o blanco (sobretodo). Va en la comitiva de la Virgen y como Dogma de Fe va alumbrada por faroles. La primera cofradía en incorporar esta insignia fue la de la Soledad de Sevilla en 1911.

El Estandarte

Es la insignia más antigua de todas cuantas procesionan en Semana Santa y es la que debe representar corporativamente a la cofradía en todos los cultos que celebre ó asista, siendo además siempre la última insignia que debe aparecer en la procesión por lo que no tiene sentido colocarlo al final de las secciones del Cristo. Solían ser negros o morados e iban acompañados de varas iniciando el cortejo hasta que la Cruz de Guía vino a sustituirle y entonces pasaron al final del cortejo. Lo que sí ha cambiado es la forma de la insignia. Antes era algo parecido a un Simpecado, hoy en día adopta forma de bandera recogida por el centro en señal de luto. En todas las hermandades encabeza el último tramo antes de la presidencia del paso de la Virgen. Cuando sólo hay paso de Cristo, va en el último tramo antes del Libro de Reglas. Cuando se sacan dos estandartes (caso que se suele dar en archicofradías y cofradías sacramentales, aunque no tiene demasiada lógica ya que debe haber sólo una insignia corporativa), este debe ir al final de las secciones de cada paso, aunque de nuevo se da el caso de determinadas hermandades que lo colocan justo después del Senatus, quizás en recuerdo de su posición en la antigüedad..
En algunas Hermandades se utiliza el Bacalao, simplificación del Estandarte para poder evitar el efecto de los fuertes vientos y que toma su nombre por la forma de pez que tiene. En otros sitios se le conoce como Lábaro, especialmente cuando este va realizado en plata. Suele llevarse el escudo de la Hermandad, aunque en algunos sitios se utiliza algún símbolo ó imagen relativo a la misma, siempre acompañados de varas. En el asta se suele poner una cruz o las siglas JHS (Jesús Hombre Salvador).
En Cádiz sin embargo, se usa una nomenclatura distinta para el Estandarte, teniendo hasta tres nombres para la misma funcionalidad (Guión, Estandarte y Bandera), dándose el caso de que algunas hermandades poseen varios de estos elementos. Se llama Guión al Bacalao de origen sevillano, llamado así como ya hemos dicho por su forma de pez. Por Estandarte hacemos referencia al típico en forma de bandera que cuelga de un palo horizontal y que se recoge en señal de luto, este debido al viento y a su elevado peso no se usa mucho actualmente a modo corporativo. Por último, hablamos de Bandera cuando este toma la forma de bandera con una cruz que la divide en el centro en cuatro partes con los colores de la túnica del titular y el escudo en el centro y que lleva el penitente en su hombro, con lo cual es bastante más fácil de llevar que el Estandarte. Cuando las secciones de penitentes del Cristo y la Virgen tienen distintos colores en la túnica, se puede llegar al caso de tener la Hermandad dos banderas, en ese caso en la Bandera de la Virgen a veces se sustituye el escudo corporativo por la M mariana. Como se puede ver, no hay un criterio claro definido, aunque la Bandera y el Guión parecen imponerse.


II ENCUENTRO LOCAL DE JUVENTUD COFRADE. PUERTO REAL. OCTUBRE 2006

Francisco Espinosa de los Monteros Sánchez

.

jueves, 21 de marzo de 2013

LA COFRADÍA EN LA CALLE ( III )

.
ORDEN DEL CORTEJO

Vamos a hacer una descripción de los que sería el cortejo de una cofradía con dos pasos, en el caso de que la cofradía lleve un solo paso, las insignias del cortejo de la virgen (si existen) se colocan inmediatamente después de las correspondientes al cortejo del Señor, justo antes del Libro de Reglas. Así, la Cruz Parroquial iría tras la Bandera Sacramental. Como ya hemos comentado, quizás habría que pensar en colocar el Simpecado justo antes del Estandarte corporativo, pero de acuerdo a la tradición, lo dejaremos delante en el cortejo de la Virgen.

Por cierto, en el caso de sacar otros pasos, especialmente para el de San Juan, la colocación correcta es tras el paso de Cristo o Misterio, ya que San Juan acompañó a la Virgen. En ese cortejo sólo deberán ir insignias referentes a dicho santo escoltadas por varas y, como se verá más adelante, cuatro ciriales y el pertiguero en caso de llevar cuerpo de acólitos.

2.1.Cortejo del Señor

a. Cruz de Guía, escoltada por faroles
b. Bocinas, sin acompañamiento
c. Senatus, acompañada de varas ó sin acompañamiento
d. Bandera de Paso, acompañada de varas
e. Otras Banderas y Guiones, acompañadas de varas
f. Bandera Pontificia, acompañada de varas
g. Bandera Sacramental, escoltada por faroles
h. Libro de Reglas, acompañada de varas
i. Ante-Presidencia, con varas
j. Presidencia, con varas
k. Acólitos (4 ceriferarios, pertiguero, 2 turiferarios con incensarios, 1 turiferario con el canasto y 1 turiferario con naveta)
l. Paso de Cristo ó de Misterio
m. Penitencia
n. Capilla Musical, Agrupación Musical ó Banda de Cornetas (también en algunos casos se coloca acompañamiento musical delante de la cruz de guía, anunciando la llegada de esta).

2.2.Cortejo de la Virgen

a. Cruz Parroquial, escoltada por acólitos ceriferarios
b. Simpecado, Sinelabe ó Bandera Concepcionista, escoltado por faroles
c. Bandera de Paso, acompañada de varas
d. Guiones marianos Varios, acompañados de varas
e. Insignias Marianas (por este orden: Mater Ecclesia, Mater Regina, Mediatrix, Bandera Asuncionista), escoltados por faroles
f. Estandarte, acompañado de varas
g. Presidencia, con varas
h. Acólitos, (cruz parroquial, 4 ceriferarios, pertiguero, 2 turiferarios con incensarios, 1 turiferario con el canasto y 1 turiferario con naveta)
i. Paso de Palio
j. Penitencia
k. Banda de Música

En cuanto al orden, se suele utilizar el criterio de antigüedad, colocando las insignias con más antigüedad más cercanas al paso, como se suele hacer con las representaciones de las cofradías, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que cuando nos referimos a antigüedad nos es sólo referente a la fecha de fabricación de la insignia (ó la fecha de fundación de la hermandad) sino a la antigüedad de proclamación del Dogma Mariano o la Verdad Fundamental, por ejemplo. De todos modos, a esta regla hay innumerables excepciones e interpretaciones. Así, por ejemplo, si aplicáramos este criterio, el Simpecado debería ser la última insignia del cortejo de la Virgen antes del Estandarte, sin embargo se coloca abriendo el cortejo por razones de tradición, probablemente porque hasta hace poco la mayor parte de las cofradías sólo tenía Simpecado y Estandarte, las nuevas insignias las han ido colocando insertadas dentro de esta distribución olvidando quizás el verdadero sentido de las mismas dentro del cortejo. De todos modos, sería interesante reflexionar en este tema y poder pensar en una distribución más acorde con la lógica y la liturgia, sobretodo en el caso de que exista Cruz Parroquial, la cual abriría el cortejo de la Virgen y nos liberaría de la “obligación tradicional” de abrir el cortejo con el Simpecado.


II ENCUENTRO LOCAL DE JUVENTUD COFRADE. PUERTO REAL. OCTUBRE 2006

Francisco Espinosa de los Monteros Sánchez

.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: DOMINGO DE RAMOS (24-3-2013)

.
El texto evangélico es el de la pasión según San Lucas (Lc 23, 1-49) y dice lo siguiente:


“En aquel tiempo, se levantó toda la asamblea y llevaron a Jesús ante Pilato. Y empezaron la acusación: ---Hemos encontrado a éste agitando a nuestra nación, oponiéndose a que paguen tributo al césar y declarándose Mesías rey. Pilato le preguntó: ---¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le respondió: ---Tú lo dices. Pero Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la multitud: ---No encuentro culpa alguna en este hombre. Ellos insistían: Está agitando a todo el pueblo enseñando por toda Judea; empezó en Galilea y ha llegado hasta aquí. Al oír esto, Pilato preguntó si aquel hombre era galileo; y, al saber que pertenecía a la jurisdicción de Herodes, lo remitió a Herodes, que se encontraba por entonces en Jerusalén. Herodes se alegró mucho de ver a Jesús. Hacía tiempo que tenía ganas de verlo, por lo que oía de él, y esperaba verlo haciendo algún milagro. Le hizo muchas preguntas, pero él no le respondió. Los sumos sacerdotes y los letrados estaban allí, insistiendo en sus acusaciones. Herodes con sus soldados lo trataron con desprecio y burlas, y echándole encima un manto espléndido, lo remitió a Pilato. Aquel día Herodes y Pilato que hasta entonces habían estado enemistados, establecieron buenas relaciones. Pilato convocó a los sumos sacerdotes, a los jefes y al pueblo, y les dijo: ---Me habéis traído a este hombre alegando que agita al pueblo. Mirad, yo lo he examinado en vuestra presencia y no encuentro en este hombre ninguna culpa de las que lo acusáis. Tampoco Herodes, pues me lo ha remitido y resulta que no ha cometido nada que merezca la muerte. Le impondré un castigo y lo dejaré libre. Por la fiesta tenía que soltarles a un preso. Pero ellos gritaron a una: ---¡Afuera con él! Déjanos libre a Barrabás. Barrabás estaba preso por un motín en la ciudad y un homicidio. Pilato se dirigió de nuevo a ellos, intentando dejar libre a Jesús; pero ellos gritaban: ---¡Crucifícalo, crucifícalo! P or tercera vez les habló: ---Pero, ¿qué delito ha cometido? No encuentro en él nada que merezca la muerte. Le impondré un castigo y lo dejaré libre. Pero ellos insistían a grandes voces pidiendo que lo crucificara; y redoblaban los gritos. Entonces Pilato decretó que se hiciera lo que el pueblo pedía. Dejó libre al que pedían, que estaba preso por motín y homicidio, y entregó a Jesús al capricho de ellos. Cuando lo conducían, agarraron a un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevara detrás de Jesús. Le seguía una gran multitud del pueblo y de mujeres llorando y lamentándose por él. Jesús se volvió y les dijo: ---Vecinas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque llegará un día en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, los vientres que no parieron, los pechos que no criaron! Entonces se pondrán a decir a los montes: Caed sobre nosotros; y a las colinas: Sepultadnos. Porque si así tratan al árbol lozano, ¿qué no harán con el seco? Conducían con él a otros dos malhechores para ejecutarlos. Cuando llegaron al lugar llamado La Calavera, los crucificaron a él y a los malhechores: uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús dijo: ---Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Después se repartieron su ropa echándola a suerte. El pueblo estaba mirando y los jefes se burlaban de él diciendo: ---Ha salvado a otros, que se salve a sí mismo, si es el Mesías, el predilecto de Dios. También los soldados se burlaban de él. Se acercaban a ofrecerle vinagre y le decían: ---Si eres el rey de los judíos, sálvate. Encima de él había una inscripción que decía: Éste es el rey de los judíos. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: ---¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros. Pero el otro lo reprendió diciendo: ---¿No tienes temor de Dios, tú, que sufres la misma pena? Lo nuestro es justo, recibimos la paga de nuestros delitos; éste, en cambio, no ha cometido ningún crimen. Y añadió: ---Jesús, cuando llegues a tu reino acuérdate de mí. Jesús le contestó: ---Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso. Era mediodía; se ocultó el sol y todo el territorio quedó en tinieblas hasta media tarde. El velo del santuario se rasgó por el medio. Jesús gritó con voz fuerte: ---Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Dicho esto, expiró. Al ver lo que sucedía, el centurión glorificó a Dios diciendo: ---Realmente este hombre era inocente. Toda la multitud que se había congregado para el espectáculo, al ver lo sucedido, se volvía dándose golpes de pecho. Sus conocidos se mantenían a distancia, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea lo observaban todo.”


* Hoy reflexionamos sobre la pasión de Jesús. Pasión que es amor y que es padecimiento de quien ama y por ello se enfrenta a cualquier poder injusto. Contemplar la pasión en nuestros pasos de Semana Santa, contemplar esas escenas evangélicas cargadas de dramatismo, es asomarse a un misterio que nos desborda. Contemplémoslas sintiéndolas, haciéndolas nuestras.


* El relato de la pasión de Jesús no nos debe dejar indiferentes. Este texto es muy gráfico pues
no sólo nos indica los últimos momentos de la vida del Señor, sino también la reacción de multitud de personajes, y quizás encontremos puntos de contacto entre ellos y nuestra vida.

La pasión fue para Jesús la hora del testimonio supremo de toda su vida. Jesús dio su vida para hacernos hijos de Dios y hermanos unos de otros. De Jesús debemos aprender a amar y sufrir por amor, para que no se malogre su pasión.

Sólo si buscamos conocer el corazón de Jesús y el amor que le lleva a recorrer el camino del Calvario, acabaremos conociendo la gran noticia de su victoria. Sólo si entramos de lleno en la órbita de Jesús y morimos al pecado con él, resucitaremos a una vida nueva, la vida de Dios.


* Personajes de la pasión:

- el pueblo voluble. Cuando entra Jesús en Jerusalén como un Mesías pacífico, a lomos de un borriquillo humilde, salen enfervorizados a recibirle. Sólo unos días más tarde, soliviantados, gritan que quieren su muerte.

- Judas el traidor. Imagen de los que hacemos un seguimiento mediocre de Jesús dudando si es el Mesías o si merece la pena seguir a un Mesías de ese tipo o apuntarnos a la salvación que viene del dinero, del poder, de la fuerza o de los nobles de este mundo.

- Pedro, el más débil y a la vez a quien más se le ha confiado. ¿Cómo es posible que Jesús confíe su Iglesia naciente a un hombre que a la primera dificultad seria le niega?

- Pilato, persona sin principios que se mueve por intereses. No le interesaba que hubiera revueltas, ¿tiene que morir un inocente?, ¿a mí qué?, ¿cómo gano más yo?, ¿cómo salgo menos perjudicado?

-Y yo, ¿con quién me identifico?


*Jesús, hoy unos te aclaman como Rey y Señor a tu entrada en Jerusalén, y otros traman tu muerte y le pedirán el viernes a Pilato que te crucifique. Yo quiero permanecer siempre en tu amor y tu alabanza. Tu eres mi Dios y mi Rey, aunque tu trono sea la cruz. Siempre debes reinar en mi corazón, aunque por confesarlo me menosprecien.


* María, quiero iniciar contigo este camino que llevará a tu Hijo a la Pascua. Sé tú mi guía y modelo en este caminar.



Estos puntos ayudan a iniciar la reflexión, a partir de ahora esperamos vuestras aportaciones que nos abran nuevos horizontes y nos acerquen a una comprensión más completa de la Palabra.

Muchas gracias a todos por vuestra participación.

.


miércoles, 20 de marzo de 2013

TODA UNA VIDA-DEDICADO A D. ANTONIO BERRO

.
-En un acto de formación,junto a dos cofrades igualmente fallecidos,D. José Raposo y D. Manuel Piñero


-Ejerciendo de Hermano Mayor



-En una de nuestras peregrinaciones que él mismo organizaba

 

-Siempre presente en nuestra Funcion Principal de Instituto





-Junto al recordado Sacri y a otros hermanos de la Cofradía 



-La Junta de Gobierno que el llegó a presidir en la década de los 90



-En la presidencia de la Cofradía al paso de la procesión por la que fuera casa de D. José Rodríguez,párroco emerito de la de San Pedro


.

INTENCIONES PARA LOS CULTOS DE ESTE VIERNES

.
Este próximo día 22,Viernes de Dolores,nuestra Hermandad, siguiendo una vieja tradición recuperada en el año 2006,llevará a cabo dentro de nuestros Cultos semanales, el rezo de la Corona Dolorosa a la Virgen ya en su paso procesional,acto piadoso este que tenía lugar en la época fundacional cada viernes del año.Sirva esta recuperación como recuerdo de la advocación de Dolores que tuvo nuestra Madre de Loreto antes de crearse esta su Hermandad.

Las intenciones de este viernes estarán especialmente dedicadas a nuestro hermanos:

* Viernes 22 de marzo: María Cristina y Sebastián Moya Benicio, Sebastián Moya Fernández, Sebastián Moya Hurtado, Claudia y Eduardo Murillo Saborido, Eduardo Murillo Velo, Itziar Navarro de Miguel, Félix Núñez Domínguez y Félix Núñez Salado.


FALLECE NUESTRO HERMANO D. ANTONIO BERRO FLORES

.
Recibíamos ayer tarde el duro mazazo de la triste e inesperada noticia de la muerte, a los 70 años de edad, de nuestro hermano D. Antonio Berro Flores a causa de problemas cardiacos.

Fue en Santo Domingo donde, el hermano Antonio, viviera sus primeros años como hermano de Loreto, desde entonces una vida cofrade plenamente entregada a nuestra Cofradía, cuadrando cuentas, recopilando loterías u organizando cuanto hiciese falta desde su cuartel general de la calle Armas. Años de tesorero, años de Teniente Hermano Mayor y años (1996-2000) de Hermano Mayor, misión que conocía bien por en cuantas ocasiones anteriores tuvo que suplir a Miguel Puyol en sus tareas al frente de la Hermandad.
Incluso ya en estos últimos años en los que la enfermedad se cebó duramente con él, no faltó nunca acompañado de su señora o hijos a los actos importantes de su cofradía tales como la Festividad de Ntra. Sra. de Loreto,Función Principal o Salida Procesional,siendo un inmejorable ejemplo de buena persona y de hermano cumplidor y responsable para todos.Grato y emocionante recuerdo tenemos los que pudimos estar presente en la levantá que nuestros capataces tuvieron a bien cederle en el año 2011, en plena alameda del banco,donde la emoción le (nos) pudo por completo.

Al cumplirse las Bodas de Oro de la Hermandad nuestro hermano Antonio recibió el reconocimiento público por sus muchos años como dirigente y cofrade entregado al servicio de la corporación, más recientemente fue motivo de otro homenaje, este vez a toda su familia, con ocasión de la anual cena de Navidad que se celebra en la Fiesta de La Sagrada Familia.

La última vez que tuvimos la oportunidad de verle por la Hermandad fue en la pasada Función Principal de Instituto,realizando,con bastante esfuerzo,su correspondiente Protestación de Fe y su juramento solemne de creer y defender las verdades más fundamentales de nuestra religión.Como anécdota que nos hace ver su gran espíritu lauretano,sabemos que llegó incluso a comentar con algunos hermanos allí presentes, de su intención en acompañar a la Virgen en su próximo recorrido procesional en el Vía Lucis del 20 de Abril hasta donde las fuerzas le respetaran.

Deja señora y cuatro hijos que han heredado todos su amor y cariño por nuestra Madre en sus advocación de Loreto,siguiendo algunos de ellos acompañando,tal y como lo hacía su padre hasta que pudo,todos los Viernes Santos a la Virgen en su caminar por las calles jerezanas.

Las exequias tendrán lugar hoy miércoles a las 5 de la tarde y en nuestra Parroquia de San Pedro,donde daremos el último adiós a nuestro hermano Antonio.

Damos gracias a Dios por habernos dado a este hermano y lo encomendamos a su amor y misericordia.

Descanse en Paz


.

ENTREGA SOLIDARIA DE ALIMENTOS POR PARTE DE NUESTROS COSTALEROS A CÁRITAS DE SAN PEDRO

.
Desde el grupo de Cáritas de San Pedro nos transmiten su agradecimiento por los alimentos aportados por la cuadrilla de nuestra Madre en cada ensayo realizado.
Esta humilde y desinteresada entrega podrá ayudar a este colectivo parroquial a paliar las necesidades de las 70 familias que reciben actualmente ayuda directa de ellos.
Que la Virgen y su Bendito Hijo tengan siempre en cuenta este gran detalle lleno de humanidad y caridad para con sus Hijos más necesitados.

,

martes, 19 de marzo de 2013

EL SÁBADO SANTO ELLA NECESITA DE TU COMPAÑÍA

.
Por iniciativa de nuestro Director Espiritual,y como ya lo hicimos por primera vez en el año 2011,este Sábado Santo, nuestra Parroquia permanecerá abierta de 10 a 13 horas de la tarde para que, aquel que lo desee, pueda pasar a visitar a la Virgen y, en palabras de D. Luís, "tener la oportunidad todos de tener un momento de oración y meditación ante Ella y de poder darle el pésame personalmente por la muerte de su Hijo amado,nuestro Salvador.Se dispondrá de un cuadro con la foto de su divino rostro,para así poder besarlo y demostrarle con este bello gesto ese pésame antes comentado".

Los actos serán los siguientes:


-10:00-Apertura del Templo
-10:30-Rosario (misterios Luminosos)
-11:00-PRIMER PÉSAME: a cargo de D. Eusebio Castañeda Sánchez (Tte. Hno. Mayor Loreto)
-11:30-Rosario (misterios Dolorosos)
-12:00-SEGUNDO PÉSAME: a cargo del P. Ismael Maroto Carabaño (Pregonero 2013 Jerez)
-12:30-Rosario (misterios Gloriosos)
-13:00-Cierre del Templo


                                      Foto: Carlos Gavira


.

HORARIO DE SEMANA SANTA EN LA PARROQUIA DE SAN PEDRO

.
DOMINGO DE RAMOS
Vísperas (sábado)- 7 de la tarde
Domingo-Bendición de los ramos,a las 12 de la mañana.Por la tarde no hay misa

LUNES-MARTES Y MIÉRCOLES SANTO
Misa- a las 7 de la tarde

JUEVES SANTO
Misa de la Cena del Señor,a las 5 de la tarde.
Visitas al Monumento hasta las 9 de la noche

VIERNES SANTO
Oficios de la muerte del Señor,a las 1 de la tarde.

SÁBADO SANTO
Pésame a MARÍA DE LORETO por la muerte de JESÚS
De 10 de la mañana a 1 de la tarde

VIGILIA PASCUAL
A las 10 de la noche del Sábado Santo.Ágape Pascual

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
Misas a las 11 de la mañana y 7 de la tarde

.

LA COFRADÍA EN LA CALLE ( II )

.
2. LAS INSIGNIAS

Con el nombre de insignias, atributos ó enseres se conoce indistintamente en el mundo cofrade a toda una serie de elementos distintivos de las hermandades. El término más adecuado desde el punto de vista etimológico es el de insignia ya que según el RAE sería el emblema distintivo de una corporación además de toda bandera, estandarte, imagen ó medalla de una institución religiosa. Así, utilizamos el término “altar de insignias” para definir al montaje ornamental en forma de capilla que hacen las hermandades de las insignias antes de la salida procesional. Los otros términos son algo más imprecisos ya que, por ejemplo, el término atributo se utiliza más actualmente para definir los elementos identificativos que se colocan directamente sobre las imágenes tales como coronas, ráfagas, potencias, clavos, puñales, etc.; mientras el término enseres (siempre en plural, el singular no existe en la lengua castellana) se usa para definir a las herramientas propias de un oficio.


Vamos a pasar a hacer un análisis de las diferentes insignias que se utilizan en la Estación de Penitencia de nuestras hermandades y cofradías, para una mayor comprensión de su sentido, significado y ubicación dentro del cortejo, siempre desde la perspectiva de que las hermandades son asociaciones laicas de la Iglesia y, por tanto, atenidas a sus ritos y enseñanzas, que sacan en penitencia a la calle sus pasos a modo de altares como demostración pública de fe. De todos modos, hay que entender y respetar las peculiaridades de cada lugar, a pesar de que no guarden un sentido litúrgico ó lógico. No hay que olvidar que este tema es fruto de una evolución a lo largo de los siglos y que, en diferentes lugares la evolución ha sido distinta.

Se dice que la insignia es un Guión cuando tiene forma de bandera maciza colgada por el lateral y Bandera (o banderín, dependiendo del tamaño) cuando la misma cuelga desde arriba hacia abajo formado por tanto diversos pliegues. De todos modos, en Cádiz estos términos se usan de modo distinto como ya veremos más adelante.

La regla a utilizar para el acompañamiento de los enseres en el cortejo procesional es que se iluminan, aparte de los pasos como altares en la calle que son, todas las insignias que hagan referencia a la Santa Cruz (Cruz de Guía y Cruz Parroquial), Santísimo Sacramento (Banderas ó Estandartes en referencia al culto que se le rinde al Santísimo Sacramento por parte de determinadas cofradías) y a los Dogmas de Fe marianos (Virginidad de María, Maternidad de Dios, Inmaculada Concepción y Asunción). De todos modos, la mayoría de las cofradías suelen también iluminar las Verdades Fundamentales sobre María aun sin ser Dogmas de Fe (Corredentora, Mediadora Universal, Madre de la Iglesia y Reina de todo lo creado), cosa que demuestra una vez más como en determinados asuntos las cofradías van algo por delante de la jerarquía como ya pasó con la defensa de los ya Dogmas de la Inmaculada Concepción y Asunción. El tamaño del farol debe ir en consonancia con la insignia que acompaña.

Nota: Dogma es una proposición de fe que ha de ser aceptada obligatoriamente. Negar un dogma es negar la fe. Verdad Fundamental es algo que la Iglesia admite como cierto.

El resto de las insignias se acompañan de varas. Las varas, también llamadas pértigas (en algunos sitios se les llama incluso insignias), son eso, varas cilíndricas, repujadas o no (de metal o madera barnizada rematada por partes metálicas), y coronadas con un símbolo relativo a la cofradía (normalmente el escudo corporativo); a esta parte de la vara se le llama galleta. Al casquillo liso ó repujado que llevan las varas en sus extremos se le llama regatón.


ANEXO.- Dogmas de Fe y Verdades Fundamentales Marianas.

Los dogmas Marianos son cuatro:

1.- María, Madre de Dios.
2.- Maria, Madre Virgen.
3.- Maria, Inmaculada.
4.- Maria, Asunta en cuerpo y alma al cielo.


Las Verdades Fundamentales sobre María también son cuatro:

a.- Maria, Corredentora.
b.- Maria, Reina.
c.- Maria, Madre espiritual. Madre de la Iglesia y de todos los hombres.
d.- Maria, Mediadora Universal.



II ENCUENTRO LOCAL DE JUVENTUD COFRADE. PUERTO REAL. OCTUBRE 2006

Francisco Espinosa de los Monteros Sánchez


.

NECROLÓGICA LAURETANA

.
A la edad de 69 años fallecía ayer lunes D. Alfonso Benítez Jiménez,padre que fue de dos costaleros de nuestra cuadrilla y de la de Dolores,Jose Carlos y Alfonso.
Las exequias, por su eterno descanso, se llevaran a cabo hoy martes a las 12 del mediodía y en la capilla del tanatorio jerezano.
En nombre de toda la Hermandad, nuestro más sentido pesar por tan sensible pérdida, elevaremos nuestras oraciones por su alma. Un fuerte abrazo a estos hermanos y familia en estos momentos tan duros pidiendo que nuestra Madre interceda por él para pueda gozar ya de la Vida Eterna junto al Padre.
Descanse en Paz.

.

sábado, 16 de marzo de 2013

RITMO FRENÉTICO EN NUESTRA COFRADÍA

.
Como todos los años y como es habitual en el resto de Hermandades,nuestro equipo de mayordomía trabaja incansablemente para llegar a finales de esta semana con todo a punto para la cercana Semana Santa,montaje del paso,altar de insignias,limpieza de plata,etc
Ni que decir tiene que todo aquel que desee y pueda echar una mano no dude en acercarse durante esta semana que entra, en horario de tarde, por nuestra sede,será,como siempre,bien recibido.Prometemos convivencia y sabor cofrade a raudales.




.

CONSIDERACIONES SOBRE LA TÚNICA NAZARENA-

.
La túnica es un hábito sagrado, por lo que desde el momento en que se revista con ella debe preparar su espíritu para el acto penitencial que se dispone a realizar y adoptar una actitud que incite a la oración y al recogimiento.

* El nazareno de la Santa Cruz en el Monte Calvario y Nuestra Señora de Loreto en su Soledad vestirá túnica de cola y antifaz de sarga de color morado, proporcionada por el taller de costura de la propia Hermandad.

* Ceñirá a la cintura cíngulo de algodón blanco, fijado sobre el costado derecho, con tres nudos en los extremos.

* Una vez revestido, colocará la cola de la túnica recogida sobre uno de los brazos. Al llegar a nuestra Iglesia miembros de la Dirección de Cofradía, en función del sitio que ocupe, le colocarán adecuadamente la cola sobre el brazo que corresponda.

* Calzará sandalias de cuero color avellana sin calcetines.

* Para conservar el anonimato, no usará distintivos personales como pulseras, relojes o anillos (salvo la alianza matrimonial).

* Los pantalones se recogerán por debajo de las rodillas de modo que en ningún caso asomen por debajo de la túnica. Para mantener la uniformidad de todo el cortejo, se recomienda usar debajo de la túnica camisa
blanca, admitiéndose el uso de gemelos de color morado.

* La imagen que ofrezca nuestra Hermandad dependerá proporcionalmente de la apariencia de cada uno de sus nazarenos. Por tanto, es obligación de cada uno de ellos vestir la túnica con la dignidad y el decoro necesarios, manteniendo la compostura propia del acto que se realiza y cuidando todos los detalles de su atuendo (limpieza, planchado, ajuste de la prenda, capirote,etc.).



.

NORMAS A OBSERVAR DURANTE LA ESTACIÓN DE PENITENCIA

.
1. Cada hermano nazareno se dirigirá desde su domicilio a la Parroquia de San Pedro por el camino más corto, con el capirote colocado, sin hablar ni gesticular con nadie, preferiblemente andando (no obstante, si necesita hacer el desplazamiento en coche, se ruega la máxima discreción) debiendo llegar a nuestra sede entre las 16:30 y las 17:00 horas del Viernes Santo. Para la correcta organización de la Cofradía, se ruega a todos los hermanos cumplan escrupulosamente el horario fijado de llegada de cara a no provocar retrasos en la misma.


2. Una vez en la Parroquia, hará su entrada por C/ Antona de Dios, nº 2, donde entregará su papeleta de sitio en la mesa de control situada al efecto. A continuación, pasará a la antesacristía donde unos hermanos revisarán su atuendo y le colocarán debidamente la cola de la túnica, pudiendo despojarse del capirote si lo considera necesario. En este momento, todo cofrade que necesite recibir el sacramento de la confesión podrá solicitarlo, atendiéndole el señor Párroco. Posteriormente, accederá a la Iglesia y aguardará a que los diputados encargados de la organización de la Cofradía le coloquen en su sitio correspondiente. Una vez allí, guardará silencio y participará devotamente del rezo del Vía Crucis. Terminado este ejercicio, nuestro Director Espiritual dirigirá una reflexión sobre la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y los Dolores de su Santísima Madre, Nuestra Señora de Loreto en su Soledad. Rogamos esté atento a la misma preparando su espíritu adecuadamente para que la estación de penitencia dé los frutos apetecidos tanto a nivel particular como colectivo. A continuación, se procederá al reparto de cirios y el cortejo esperará, ya con los capirotes puestos, el momento de la salida procesional.

3. Una vez en la calle, el hermano nazareno guardará absoluto silencio, no gesticulará, mantendrá siempre la vista al frente, adoptando una actitud de recogimiento interior y estará atento a las indicaciones de los diputados, a los cuales podrá dirigirse ante cualquier problema o indisposición. El cirio no se subirá a la cadera hasta que no lo haga el hermano que le preceda, de modo que se vayan subiendo de manera escalonada desde la cruz de guía hasta el paso. En cada parada, el cirio se bajará de igual modo al suelo cuando lo haya hecho el nazareno de delante. Cada cofrade guardará con el hermano que le anteceda una distancia aproximada de 1,5 metros, avanzando el cortejo siempre por el centro de las calles por lo que no debe aproximarse a las aceras (salvo lógicamente cuando la estrechez de la calle lo requiera).

4. Al llegar la Cofradía a la Catedral, se bajará el cirio y se portará suspendido todo el tiempo de manera vertical al suelo. Se ruega a todos los hermanos aprovechen esos minutos para aumentar su recogimiento y participar de la oración que dirija el representante del Cabildo catedralicio, guardando en todo momento la compostura exigida en el primer Templo de nuestra Diócesis, y siendo conscientes de que la finalidad de la estación de penitencia es ir en oración a la Santa Iglesia Catedral y volver.

5. De regreso a San Pedro, y pese al lógico cansancio, se mantendrá el mismo orden y seriedad que en el itinerario de ida. Una vez en el interior de nuestra Iglesia, los nazarenos permanecerán en silencio, con los capirotes puestos y manteniéndose en dos filas hasta que entre el paso de la Santísima Virgen. En ese momento, y una vez cerradas las puertas, podrán prescindir del antifaz. Seguidamente, nuestro Director Espiritual dirigirá una oración final e impartirá la bendición a todos los participantes. Cada hermano se dirigirá entonces a su domicilio nuevamente por el camino más corto, con el capirote colocado y sin hablar con nadie.

.

viernes, 15 de marzo de 2013

LA COFRADÍA EN LA CALLE ( I )

.
NOCIONES BÁSICAS

Vamos a dar algunos conceptos básicos sobre lo que debe ser una cofradía en la calle, seguro que la mayoría de ellos os son familiares pero no está de más revisarlos y conocer algo más de su razón, muchas veces hacemos las cosas sin preguntarnos por qué cuando en el caso de las cofradías la mayoría de las cosas que se hacen tienen su razón de ser, en la mayor parte de las veces desde el punto de vista de la Liturgia

Desde el momento en que se inicia la Estación de Penitencia, la Asociación deja de llamarse Hermandad y pasa a llamarse Cofradía. La Cofradía se divide normalmente en dos cortejos ó cuerpos: el cortejo del Señor y el cortejo de la Virgen; aunque hay cofradías que sacan más ó menos pasos. Cada cortejo se divide en tramos ó secciones separadas por insignias. Las secciones están compuestas por los hermanos de fila llamados penitentes ó nazarenos que van entre una insignia y otra portando cirios o codales (también llamados portacirios) y que se corresponden con los llamados hermanos de luz de la antigüedad. Los cirios se llevan levantados y apoyados en la cintura hacia adentro, cuando la procesión se para, se bajan los cirios y se apoyan en el suelo verticalmente, aunque en algunas hermandades de las llamadas serias el cirio está siempre suspendido del suelo. Dependiendo del carácter más ó menos serio de la cofradía, los penitentes se situarán ó no de espaldas al público cuando para la procesión. El número de penitentes en las secciones varía de una cofradía a otra pero suele rondar los 10 ó 20 por sección. La primera sección de toda cofradía está compuesta por los hermanos de fila (penitentes) que van entre la Cruz de guía y el Senatus (ó Banderas). Entre la primera y segunda sección se suelen colocar los hermanos de corta edad, en otras hermandades se les viste de monaguillos y se les reparte a lo largo del cortejo, utilizándoseles para el encendido de las velas de los penitentes.

La vestimenta del penitente está normalmente formada por la túnica (que a su vez puede tomar la forma del hábito monacal o ser de cola), el cinturón ó cíngulo, el capirote y el antifaz; el cual suele llevar en su parte delantera bordado el escudo de la cofradía. En muchos lugares se suele usar el término túnica para referirse a la vestimenta completa del penitente. Además, en algunas cofradías se exige determinado calzado (negro, sandalias, etc), botonaduras o guantes (sobretodo en las de capa). En otras cofradías la capa con el escudo bordado forma también parte de la vestimenta del penitente, aunque en muchos casos la capa suele estar reservada a los miembros de la Junta de Gobierno o aquellos que porten insignias o las acompañen. Por supuesto, otro elemento que no debe faltar en la vestimenta del penitente es la medalla de la hermandad (en otros casos se sustituye por un Escapulario), la cual cuelga del cuello por medio de un cordón y debe ir por dentro en la procesión. Las medallas suelen ser plateadas, reservándose las doradas para los miembros de la Junta de Gobierno, aunque tampoco hay una regla fija para esto.

.
II ENCUENTRO LOCAL DE JUVENTUD COFRADE. PUERTO REAL. OCTUBRE 2006

Francisco Espinosa de los Monteros Sánchez

.