jueves, 14 de diciembre de 2017

VISITA A LAS RELIGIOSAS DE LAS REPARADORAS

Un año más, dentro de la Campaña de Navidad, para el sábado 23 de diciembre por la mañana, tenemos previsto la visita a las religiosas Esclavas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, en el popular convento de las Reparadoras, con el fin llevarles nuestros presentes y tener un rato de auténtico retiro espiritual con ellas.

Todos aquellos hermanos que nos quieran acompañar solo tienen que comunicarlo. 

Posteriormente aprovecharemos la cercanía para visitar el taller del tallista David Medina,taller donde como bien es sabido se está ejecutando nuestro futuro nuevo paso procesional.  



lunes, 11 de diciembre de 2017

FAMILIA LAURETANA 2017

Nuestra más sincera enhorabuena y admiración a la familia Puyol Vargas por el reconocimiento como Familia Lauretana 2017 .

Reconocimiento llevado a cabo en el transcurso de la Función Solemne con motivo de celebrarse ayer la Festividad de Ntra Sra de Loreto.


viernes, 8 de diciembre de 2017

FOTOS DE NUESTRO ALTAR DE TRÍDUO

Fotos tomadas anoche tras la finalización del primer día del Tríduo.











.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 2º DEL ADVIENTO – CICLO B – (10-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,1-8


“Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

Está escrito en el profeta Isaías:

- Yo envío mi mensajero delante de ti

para que te prepare el camino.

Una voz grita en el desierto:

«Preparad el camino del Señor,

allanad sus senderos».

Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.

Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba:

- Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.

Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.”



CONFESAR NUESTROS PECADOS


Preparadle el camino al Señor.

«Comienza la Buena Noticia de Jesucristo, Hijo de Dios». Éste es el inicio solemne y gozoso del evangelio de Marcos. Pero, a continuación, de manera abrupta y sin advertencia alguna, comienza a hablar de la urgente conversión que necesita vivir todo el pueblo para acoger a su Mesías y Señor.

En el desierto aparece un profeta diferente. Viene a «preparar el camino del Señor». Éste es su gran servicio a Jesús. Su llamada no se dirige sólo a la conciencia individual de cada uno. Lo que busca Juan va más allá de la conversión moral de cada persona. Se trata de «preparar el camino del Señor», un camino concreto y bien definido, el camino que va a seguir Jesús defraudando las expectativas convencionales de muchos.

La reacción del pueblo es conmovedora. Según el evangelista, dejan Judea y Jerusalén y marchan al «desierto» para escuchar la voz que los llama. El desierto les recuerda su antigua fidelidad a Dios, su amigo y aliado, pero, sobre todo, es el mejor lugar para escuchar la llamada a la conversión.

Allí el pueblo toma conciencia de la situación en que viven; experimentan la necesidad de cambiar; reconocen sus pecados sin echarse las culpas unos a otros; sienten necesidad de salvación. Según Marcos, «confesaban sus pecados» y Juan «los bautizaba».

La conversión que necesita nuestro modo de vivir el cristianismo no se puede improvisar. Requiere un tiempo largo de recogimiento y trabajo interior. Pasarán años hasta que hagamos más verdad en la Iglesia y reconozcamos la conversión que necesitamos para acoger más fielmente a Jesucristo en el centro de nuestro cristianismo.

Ésta puede ser hoy nuestra tentación. No ir al «desierto». Eludir la necesidad de conversión. No escuchar ninguna voz que nos invite a cambiar. Distraernos con cualquier cosa, para olvidar nuestros miedos y disimular nuestra falta de coraje para acoger la verdad de Jesucristo.

La imagen del pueblo judío «confesando sus pecados» es admirable. ¿No necesitamos los cristianos de hoy hacer un examen de conciencia colectivo, a todos los niveles, para reconocer nuestros errores y pecados? Sin este reconocimiento, ¿es posible «preparar el camino del Señor»?

José Antonio Pagola

jueves, 7 de diciembre de 2017

NUESTRA MADRE,PATRONA DE LA AVIACIÓN Y DEL EJERCITO DEL AIRE ESPAÑOL

Por un “Breve Pontificio” de Su Santidad Benedicto XV, fechado el día 24 de Marzo de 1920, y vista la tradición arraigada en los navegantes aéreos para invocar a la Santísima Virgen Lauretana en el momento de emprender vuelos aventurados, se declaró a la Virgen de Loreto Patrona de los aviadores. El Ejército del Aire, miembro importante de nuestras Fuerzas Armadas, hizo sus primeras armas en la Campaña de pacificación de Marruecos y ha venido constituyendo a través de los años el mas claro exponente de religiosidad sentida por todos sus integrantes, que se acrecienta al rugir los motores de los aviones en el aire, despegados ya de la tierra, para afrontar los riesgos de sus misiones en los cielos.

La devoción de los aviadores a la Virgen Lauretana les viene dada, según la tradición, por los prodigiosos vuelos que realizó la “Santa Casa” que en vida habitó la Virgen María en Nazaret para no ser destruida en una de las muchas invasiones y saqueos que tuvo que soportar desde los primeros siglos del Cristianismo. En Nazaret vivió la Sagrada Familia. Allí radicaba la casita que habitó la Virgen con sus padres y que luego recibiría en dote al desposarse con José.

En ella fue saludada María por el Arcángel San Gabriel y en aquel lugar santo se desarrolló la infancia de Jesús, ayudando a su “padre” en el noble oficio de carpintero. Posteriormente, la Casa de Nazaret fue transformada en iglesia por los apóstoles. En su ara de piedra celebró San Pedro la Sagrada Eucaristía y en ella se veneraba una imagen de Nuestra Señora, tallada por la mano del evangelista San Lucas.

En el año 70 de nuestra era Jerusalén fue arrasada por Tito, pero milagrosamente Nazaret y su “Santa Casa” supervivieron. Dos siglos mas tarde, Santa Elena hizo construir un santuario para albergar en su interior la casa de la Virgen, y ésta se mantuvo intacta hasta el Siglo XIII, en que fue destrozado el templo que la cubría, pero no así la “Santa Casa” de la Virgen, que milagrosamente se salvó –una vez más-, si bien en esta ocasión, quedaba claro ,que había llegado la hora de cambiar de emplazamiento.

Y fue, que el año 1291 los sarracenos se apoderaron de Galilea, y según refiere la tradición –para narrar el prodigio hay que acudir a la tradición y sobre todo a los firmes pilares de la fe- en la noche del 9 al 10 de Mayo del citado año, la “Santa Casa” de Nazaret, ante el peligro de quedar completamente reducida a escombros, se vio elevada y conducida por una legión de ángeles, que la alejó del peligro hasta depositarla blandamente en los campos dalmáticos de Raunitza. Y dícese que trasladada una comisión de nobles a Nazaret, se comprobó que allí quedaban completamente visibles los cimientos de la casa aparecida en Dalmacia, y que éstos coincidían perfectamente con el plano que llevaban de la misma. Tres años mas tarde, el 10 de Diciembre de 1294, se verificó una segunda traslación, y de nuevo los ángeles viajando con su preciosa carga por encima de las aguas del Adriático, la reposaron en el lugar italiano de Recanatti, sobre un bosque de laureles propiedad de una señora llamada Lauretia. Y ya fuese del bosque de laureles o de su propietaria, tomó desde entonces el lugar el nombre de Loreto y la Virgen que habitó en la santa casita voladora, idéntica advocación.

Una tercera traslación de la “Santa Casa” ( si bien , en este caso con un recorrido mucho mas corto, tan sólo un Kilómetro y medio) tuvo lugar al poco tiempo, situándola, sin salir de Recanatti, en la cima de un collado propiedad de los Condes de Antisi-Esteban. Y llegamos a la cuarta y definitiva traslación. Ocho meses más tarde, y ante la inseguridad de la zona asolada por bandoleros que hacen peligroso el peregrinaje que ya ha comenzado a acudir a la Casa Santa de la Virgen, tiene lugar su traslación definitiva al lugar que actualmente ocupa, en una colina junto al mar, bordeada por el Musove, en la región italiana de Ancona.

Con los años, la Casa de Nazaret se transformó en la actual Basílica de Nuestra Señora de Loreto o “Chiessa della Casa Santa”, rica en mármoles y bronces, proyectada y construida por Maiano y Bramante, y siendo hoy un importantísimo centro de peregrinaciones desde todas las partes del mundo cristiano. En las naves de su recinto se celebraron solemnes rogativas por el triunfo de la Armada cristiana contra el turco, por lo que luego San Pío V añadió el “Auxilium Christianorum” a la letanía lauretana. Posteriormente Sixto V creó el “Ordo et Religio Lauretanarum Pontifitiorum”, Orden Pontificia de los Caballeros de Loreto, para luchar contra el bandidaje extendido por toda la zona donde estaba enclavada la Basílica.

Y ya para concluir, nuestra felicitación mas cariñosa para todos los componentes del Ejército del Aire , que este 10 de Diciembre celebran su Excelsa Patrona, sólo cabe preguntarnos: ¿Qué otra imagen mas propia a invocar por los soldados del aire, que la Virgen, que para salvar su casa hizo vuelos hasta aterrizar en lugar seguro? Nuestra Señora de Loreto, Patrona de la Aviación, marcará siempre la ruta gloriosa de las alas españolas, amparándolas en los peligros del combate, para santificar los heroísmos y afianzar las victorias que tienen por escenario el cielo y por destino la gloria.

POST SCRIPTUM

Una vez reflejadas las líneas que anteceden, surge invariable la pregunta: ¿Quién trasladó la “Santa Casa” desde Nazaret hasta su actual emplazamiento lauretano? ¿Fueron los ángeles o la mano del hombre? El autor no se atreve a manifestarse en tan importante disquisición teológica. Me limito a narrar los hechos recogidos por la tradición y avalados por la fe cristiana. Sin embargo, sí quisiera dejar constancia ,como cierre de este artículo, de lo que sabemos hasta hoy mismo (Diciembre de 2008) sobre los materiales de construcción que conforman la misma y otros detalles alusivos a su prodigiosa fábrica.

Se ha especulado con la posibilidad de que la “Santa Casa” fuese trasladada desde su primitivo emplazamiento hasta el lugar que hoy ocupa, desmontándola toda ella, piedra a piedra, para ser reconstruida nuevamente. Este supuesto no resiste un análisis riguroso. Cuando se derriba una casa, la argamasa y el mortero que unen los ladrillos empleados en su construcción se destruyen; por otra parte, parece lógico el colegir, que para su reconstrucción hubiésemos empleado materiales oriundos de la zona donde pensábamos situar el nuevo inmueble. Pero es el caso, que del estudio detallado de los materiales que conforman la Santa Casa de Loreto, así como de la composición química de las piedras que la sustentan, junto al alquitrabe, los travesaños y las tablas de la alacena, se pone de manifiesto: Que son los mismos que se utilizaban en las casas de Nazaret y en el entorno de la Región de Galilea, en el Siglo I de nuestra Era.

A mayor abundamiento se ha podido constatar el buen estado de conservación de los frescos que adornan el interior de la sagrada mansión: unas pinturas dedicadas a Santa Catalina, San Jorge, San Antonio y San Luis, que fueron pintadas en sus paredes varios siglos antes de su traslado al bosque de Lauretia. Por tanto, parece altamente improbable, que con la rudimentaria tecnología del Siglo XIII, se pudiera haber desmontado la “Santa Casa” sin que los citados frescos hubiesen sufrido un notable deterioro. Finalmente y como enigmático colofón, sólo me resta señalar que la “Santa Casa de Loreto” se sustenta desde el Siglo XIII sin cimientos, de tal forma, que parece haber sido depositada “desde arriba” y no reconstruida sobre la base, siguiendo las mas elementales técnicas de edificabilidad. “Felix qui potuit rerum cognoscere causas” (Feliz quien puede conocer las causas de las cosas).



D. Francisco Ángel Cañete Páez

Profesor mercantil, economista y Comandante de Infantería
Caballero de la Orden de San Raimundo de Peñafort



SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA – CICLO B – (8-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1,26-38


“En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:

- Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:

- No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Y María dijo al ángel:

- ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?

El ángel le contestó:

- El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.

María contestó:

- Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

Y la dejó el ángel.”



CON ALEGRÍA Y CONFIANZA


El concilio Vaticano II presenta a María, Madre de Jesucristo, como "prototipo y modelo para la Iglesia", y la describe como mujer humilde que escucha a Dios con confianza y alegría. Desde esa misma actitud hemos de escuchar a Dios en la Iglesia actual.

«Alégrate». Es lo primero que María escucha de Dios y lo primero que hemos de escuchar también hoy. Entre nosotros falta alegría. Con frecuencia nos dejamos contagiar por la tristeza de una Iglesia envejecida y gastada. ¿Ya no es Jesús Buena Noticia? ¿No sentimos la alegría de ser sus seguidores? Cuando falta la alegría, la fe pierde frescura, la cordialidad desaparece, la amistad entre los creyentes se enfría. Todo se hace más difícil. Es urgente despertar la alegría en nuestras comunidades y recuperar la paz que Jesús nos ha dejado en herencia.

«El Señor está contigo». No es fácil la alegría en la Iglesia de nuestros días. Sólo puede nacer de la confianza en Dios. No estamos huérfanos. Vivimos invocando cada día a un Dios Padre que nos acompaña, nos defiende y busca siempre el bien de todo ser humano.

Esta Iglesia, a veces tan desconcertada y perdida, que no acierta a volver al Evangelio, no está sola. Jesús, el Buen Pastor, nos está buscando. Su Espíritu nos está atrayendo. Contamos con su aliento y comprensión. Jesús no nos ha abandonado. Con él todo es posible.

«No temas». Son muchos los miedos que nos paralizan a los seguidores de Jesús. Miedo al mundo moderno y a la secularización. Miedo a un futuro incierto. Miedo a nuestra debilidad. Miedo a la conversión al Evangelio. El miedo nos está haciendo mucho daño. Nos impide caminar hacia el futuro con esperanza. Nos encierra en la conservación estéril del pasado. Crecen nuestros fantasmas. Desaparece el realismo sano y la sensatez cristiana. Es urgente construir una Iglesia de la confianza. La fortaleza de Dios no se revela en una Iglesia poderosa sino humilde.

«Darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús». También a nosotros, como a María, se nos confía una misión: contribuir a poner luz en medio de la noche. No estamos llamados a juzgar al mundo sino a sembrar esperanza. Nuestra tarea no es apagar la mecha que se extingue sino encender la fe que, en no pocos, está queriendo brotar: Dios es una pregunta que humaniza.

Desde nuestras comunidades, cada vez más pequeñas y humildes, podemos ser levadura de un mundo más sano y fraterno. Estamos en buenas manos. Dios no está en crisis. Somos nosotros los que no nos atrevemos a seguir a Jesús con alegría y confianza.

José Antonio Pagola.

.

RECUERDA,HOY DAMOS COMIENZO AL TRÍDUO DE GLORIA CON MOTIVO DE LA FESTIVIDAD DE NTRA. SRA. DE LORETO

Tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de diciembre, comenzando a las 20,00 h. con el rezo del Santo Rosario y Letanías Lauretanas, continuando con el Ejercicio del Triduo y Santa Misa a cargo de nuestro Director Espiritual y Párroco de San Pedro, Rvdo. Padre D. José Hachero Álvarez.

El domingo 10 de diciembre, festividad litúrgica de Nuestra Señora de Loreto, y a las 12,30 del medio día, celebraremos FUNCIÓN SOLEMNE que presidirá el mencionado sacerdote, actuando en el apartado musical el Coro de capilla "San Pedro Nolasco".


martes, 5 de diciembre de 2017

RECUERDA,ESTE MIÉRCOLES CELEBRAREMOS NUESTRA ZAMBOMBA

Días antes de que celebremos la festividad de Ntra. Sra. de Loreto el diez de diciembre,el día 6 llevaremos a cabo una zambomba a partir de las 13 horas y frente a la fachada de nuestra parroquia de san Pedro.

Te esperamos acompañado de tus amigos y familiares para pasar un buen rato de fraternal convivencia.

No puedes ni debes faltar.


.

lunes, 4 de diciembre de 2017

LLAMAMIENTO DE NUESTRO DIRECTOR ESPIRITUAL

Queridas familias /hermanos/as.. de la Hermandad de la Santa Cruz .. y piadosos acompañantes de Ntra Sra de Loreto en su Soledad..

Por estas fechas se cumplen dos años que estoy al frente de esta familia, que es la Parroquia, en la cual la Hermandad tiene un sitio preferente reservado.. en el templo, en las dependencias parroquiales.. y en el corazón del Párroco…

Además del resto de la feligresía que, todos los domingos, en la Eucaristía, acudimos a Ella invocando la gracia y la ternura de su Corazón de Madre.

Queremos invitaros a que, por esos vínculos que ya nos unen, vengáis a compartir con nosotros lo que con fe y alegría celebramos, lo que con esperanza e ilusión intentamos transmitir como una misión recibida del Señor, y alentada tan maternalmente por la Virgen, que os lleva en su Corazón.. que nos recuerda que sois nuestros hermanos.. Y que todas las familias con felices sólo por el hecho de encontrarse ..

¡Cuánto más cuando nosotros contamos con la presencia de Aquel que nos dijo: “Donde se reúnen dos o más en mi Nombre… Allí estoy Yo en medio de ellos”…

Y la misma Virgen nos sigue recomendando desde el Evangelio: “Haced lo que El os diga”..

En su Nombre, yo, el Párroco y Director Espiritual… y toda la Junta de Gobierno.. te invitamos a venir; deseamos que de esta forma la Hermandad y naturalmente la Parroquia, recobre la forma y el contenido de lo que es –y debe ser- la Iglesia: una familia …

Una familia de padres, hijos y hermanos… que escuchan la Palabra, que dan gracias por los bienes recibidos, que piden perdón cuando es necesario, que se alimentan de la Eucaristía, que adoran al Señor en el Sagrario, que veneran la Sta Cruz… que aman a la Virgen.. y siguen, a Jesús de corazón.. que a todos nos lleva en el suyo y desde el cual le oímos decir: “¡sígueme!”

Por tanto: os convoco, junto con la Junta de Gobierno para el próximo Triduo a la Virgen, Ntra Sra de Loreto los días 7-10 de Diciembre.

Y os recuerdo: la oración de los Viernes a las 8 tarde; y las Misas en la Parroquia: Sábado 7 tarde; Domingo 11 mañana y 7 tarde.

Implorando la bendición del Señor sobre vosotros, recibid también un fraternal abrazo en Cristo….

José Hachero Alvarez, Párroco.

domingo, 3 de diciembre de 2017

ESTA SEMANA COMIENZA NUESTRO TRÍDUO DE GLORIA CON MOTIVO DE LA FESTIVIDAD DE NTRA. SRA. DE LORETO

Tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de diciembre, comenzando a las 20,00 h. con el rezo del Santo Rosario y Letanías Lauretanas, continuando con el Ejercicio del Triduo y Santa Misa a cargo de nuestro Director Espiritual y Párroco de San Pedro, Rvdo. Padre D. José Hachero Álvarez.

El domingo 10 de diciembre, festividad litúrgica de Nuestra Señora de Loreto, y a las 12,30 del medio día, celebraremos FUNCIÓN SOLEMNE que presidirá el mencionado sacerdote, actuando en el apartado musical el Coro de capilla "San Pedro Nolasco".

Como ya es tradicional,ese mismo domingo llevaremos a cabo la entrega de la distinción FAMILIA LAURETANA,este año ha recaído sobre a la familia PUYOL VARGAS.

Con ello se quiere destacar la importancia de trasmitir la pertenencia a nuestra institución de generación en generación, de asumir la condición de cofrade de Loreto como algo fuertemente unido a la familia.

Para que sea verdaderamente testimonial se ha establecido el criterio de otorgar la mencionada distinción a aquellas familias que cuentan o han contado con tres generaciones de cofrades de Loreto. Siendo varias las familias que así lo acreditan se ha optado por establecer este reconocimiento por orden alfabético.

Finalmente tendremos,en las dependencias parroquiales,un rato de grata convivencia entre todos los presentes.


viernes, 1 de diciembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 1º DEL ADVIENTO – CICLO B – (3-12-2017)

Este domingo, primer domingo de Adviento, comienza un nuevo año litúrgico. El Adviento es un tiempo fuerte para la Iglesia en el que nos preparamos para la venida del Mesías; tiempo en el que tenemos que abrir nuestros corazones, escuchar la Palabra de Dios y disponernos para que Él actúe y transforme nuestras vidas.

San Bernardo nos recuerda que, a lo largo de la Historia, se dan tres venidas a este mundo del Hijo de Dios: "La primera venida, en carne, que ya aconteció; la tercera venida o parusía, que esperamos al final de los tiempos; y una segunda intermedia a la que hemos de prestar especial atención. Acontece cada vez que se predica el Evangelio. En él viene y se te manifiesta, se te da a conocer si te encuentra hambriento de vida".

¡Señor, que no pase de largo este Adviento en nuestras vidas!

Este año entramos en el llamado por la Iglesia “Ciclo B”, en el que se nos presenta para nuestra reflexión el evangelio de San Marcos.


Lectura del santo evangelio según san Marcos 13,33-37


“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

- Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.

Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡velad!”


LA CASA DE JESÚS


Jesús está en Jerusalén, sentado en el monte de Los Olivos, mirando hacia el Templo y conversando confidencialmente con cuatro discípulos: Pedro, Santiago, Juan y Andrés. Los ve preocupados por saber cuándo llegará el final de los tiempos. A él, por el contrario, le preocupa cómo vivirán sus seguidores cuando ya no le tengan entre ellos.

Por eso, una vez más les descubre su inquietud: «Mirad, vivid despiertos». Después, dejando de lado el lenguaje terrorífico de los visionarios apocalípticos, les cuenta una pequeña parábola que ha pasado casi desapercibida entre los cristianos.

«Un señor se fue de viaje y dejó su casa». Pero, antes de ausentarse, «confió a cada uno de sus criados su tarea». Al despedirse, sólo les insistió en una cosa: «Vigilad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa». Que cuando venga, no os encuentre dormidos.

El relato sugiere que los seguidores de Jesús formarán una familia. La Iglesia será "la casa de Jesús" que sustituirá a "la casa de Israel". En ella todos son servidores. No hay señores. Todos vivirán esperando al único Señor de la casa: Jesús el Cristo. No lo olvidarán jamás.

En la casa de Jesús nadie ha de permanecer pasivo. Nadie se ha de sentir excluido, sin responsabilidad alguna. Todos son necesarios. Todos tienen alguna misión confiada por él. Todos están llamados a contribuir a la gran tarea de vivir como Jesús al que han conocido siempre dedicado a servir al reino de Dios.

Los años irán pasando. ¿Se mantendrá vivo el espíritu de Jesús entre los suyos? ¿Seguirán recordando su estilo servicial a los más necesitados y desvalidos? ¿Lo seguirán por el camino abierto por él? Su gran preocupación es que su Iglesia se duerma. Por eso, les insiste hasta tres veces: «vivid despiertos". No es una recomendación a los cuatro discípulos que lo están escuchando, sino un mandato a los creyentes de todos los tiempos: «Lo que os digo a vosotros, os lo digo a todos: velad».

El rasgo más generalizado de los cristianos que no han abandonado la Iglesia es seguramente la pasividad. Durante siglos hemos educado a los fieles para la sumisión y la obediencia. En la casa de Jesús sólo una minoría se siente hoy con alguna responsabilidad eclesial.

Ha llegado el momento de reaccionar. No podemos seguir aumentando aún más la distancia entre "los que mandan" y "los que obedecen". Es pecado promover el desafecto, la mutua exclusión o la pasividad. Jesús nos quería ver a todos despiertos, activos, colaborando con lucidez y responsabilidad.

José Antonio Pagola
.

viernes, 24 de noviembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 34º DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A – (26-11-2017) SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46


“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.

Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.

Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.

Entonces dirá el rey a los de su derecha:

"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."

Entonces los justos le contestarán:

"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»

Y el rey les dirá: Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."

Y entonces dirá a los de su izquierda:

"Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis."

Entonces también éstos contestarán:

"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"

Y él replicará:

"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo."

Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».”


UN JUICIO EXTRAÑO


Las fuentes no admiten dudas. Jesús vive volcado hacia aquellos que ve necesitados de ayuda. Es incapaz de pasar de largo. Ningún sufrimiento le es ajeno. Se identifica con los más pequeños y desvalidos y hace por ellos todo lo que puede. Para él la compasión es lo primero. El único modo de parecernos a Dios: «Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo».

¿Cómo nos va a extrañar que, al hablar del Juicio final, Jesús presente la compasión como el criterio último y decisivo que juzgará nuestras vidas y nuestra identificación con él? ¿Cómo nos va a extrañar que se presente identificado con todos los pobres y desgraciados de la historia?

Según el relato de Mateo, comparecen ante el Hijo del Hombre, es decir, ante Jesús, el compasivo, «todas las naciones». No se hacen diferencias entre «pueblo elegido» y «pueblo pagano». Nada se dice de las diferentes religiones y cultos. Se habla de algo muy humano y que todos entienden: ¿Qué hemos hecho con todos los que han vivido sufriendo?

El evangelista no se detiene propiamente a describir los detalles de un juicio. Lo que destaca es un doble diálogo que arroja una luz inmensa sobre nuestro presente, y nos abre los ojos para ver que, en definitiva, hay dos maneras de reaccionar ante los que sufren: nos compadecemos y les ayudamos, o nos desentendemos y los abandonamos.

El que habla es un Juez que está identificado con todos los pobres y necesitados: «Cada vez que ayudasteis a uno de estos mis pequeños hermanos, lo hicisteis conmigo». Quienes se han acercado a ayudar a un necesitado, se han acercado a él. Por eso han de estar junto a él en el reino: «Venid, benditos de mi Padre».

Luego se dirige a quienes han vivido sin compasión: «Cada vez que no ayudasteis a uno de estos pequeños, lo dejasteis de hacer conmigo». Quienes se han apartado de los que sufren, se han apartado de Jesús. Es lógico que ahora les diga: «Apartaos de mí». Seguid vuestro camino...

Nuestra vida se está jugando ahora mismo. No hay que esperar ningún juicio. Ahora nos estamos acercando o alejando de los que sufren. Ahora nos estamos acercando o alejando de Cristo. Ahora estamos decidiendo nuestra vida.

José Antonio Pagola
.

IGUALÁ 2018

“ un regalo caído del cielo”
Igualá de costaleros Hermandad de Loreto.



jueves, 23 de noviembre de 2017

MAÑANA VIERNES NUESTROS CULTOS SEMANALES TENDRÁN CARÁCTER EUCARÍSTICO

Mañana viernes, último del mes de noviembre, a las ocho de la tarde, vuelven nuestros encuentros mensuales con Jesús Sacramentado. Es el mismo Dios vivo y realmente presente en la Eucaristía el que nos espera.

Presidirá el culto sacramental nuestro Director Espiritual D. José Hachero

No faltes hermano, la Eucaristía nos alimenta y nos acerca auténticamente a Dios.


ESTE SÁBADO CELEBRAREMOS MISA DE DIFUNTOS

Este próximo sábado día 25, último del mes de Noviembre, mes dedicado a la oración por los difuntos, a las 19,00 h. y en nuestra Sede de San Pedro, tendremos nuestra habitual Misa en sufragio por las almas de nuestros hermanos y miembros del Ejército del Aire fallecidos,en especial por los de este año.

La asistencia es obligatoria según marcan nuestras reglas, esperamos desde la Junta de Gobierno tu presencia en este acto,en sufragio de todos aquellos hermanos que nos precedieron en la noble tarea de servir a Dios por medio de su devoción a la Santa Cruz y a Nuestra Madre de Loreto.


viernes, 17 de noviembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 33º DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO A – (19-11-2017)

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 14-30


“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

-«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.

El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos.

Se acercó el que habla recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."

Se acercó luego el que habla recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."

Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabia que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo."

El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabias que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues deblas haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.

Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes".”


BÚSQUEDA CREATIVA


A pesar de su aparente inocencia, la parábola de los talentos encierra una carga explosiva. Sorprendentemente, el “tercer siervo” es condenado sin haber cometido ninguna acción mala. Su único error consiste en “no hacer nada”: no arriesga su talento, no lo hace fructificar, lo conserva intacto en un lugar seguro.

El mensaje de Jesús es claro. No al conservadurismo, sí a la creatividad. No a una vida estéril, sí a la respuesta activa a Dios. No a la obsesión por la seguridad, sí al esfuerzo arriesgado por transformar el mundo. No a la fe enterrada bajo el conformismo, sí al trabajo comprometido en abrir caminos al reino de Dios.

El gran pecado de los seguidores de Jesús puede ser siempre el no arriesgarnos a seguirlo de manera creativa. Es significativo observar el lenguaje que se ha empleado entre los cristianos a lo largo de los años para ver en qué hemos centrado con frecuencia la atención: conservar el depósito de la fe; conservar la tradición; conservar las buenas costumbres; conservar; la gracia; conservar la vocación...

Esta tentación de conservadurismo es más fuerte en tiempos de crisis religiosa. Es fácil entonces invocar la necesidad de controlar la ortodoxia, reforzar la disciplina y la normativa; asegurar la pertenencia a la Iglesia... Todo puede ser explicable, pero ¿no es con frecuencia una manera de desvirtuar el evangelio y congelar la creatividad del Espíritu?

Para los dirigentes religiosos y los responsables de las comunidades cristianas puede ser más cómodo “repetir” de manera monótona los caminos heredados del pasado, ignorando los interrogantes, las contradicciones y los planteamientos del hombre moderno, pero ¿de qué sirve todo ello si no somos capaces de transmitir luz y esperanza a los problemas y sufrimientos que sacuden a los hombres y mujeres de nuestros días?

Las actitudes que hemos de cuidar hoy en el interior de la Iglesia no se llaman “prudencia”, “fidelidad al pasado”, “resignación”... Llevan más bien otro nombre: “búsqueda creativa”, “audacia”, “capacidad de riesgo”, “escucha al Espíritu” que todo lo hace nuevo.

Lo más grave puede ser que, lo mismo que le sucedió al tercer siervo de la parábola, también nosotros creamos que estamos respondiendo fielmente a Dios con nuestra actitud conservadora, cuando estamos defraudando sus expectativas. El principal quehacer de la Iglesia hoy no puede ser conservar el pasado, sino aprender a comunicar la Buena Noticia de Jesús en una sociedad sacudida por cambios socioculturales sin precedentes.

José Antonio Pagola

.

ESTE 6 DE DICIEMBRE CELEBRAREMOS NUESTRA ZAMBOMBA

Días antes de que celebremos la festividad de Ntra. Sra. de Loreto el diez de diciembre,el día 6 llevaremos a cabo una zambomba a partir de las 13 horas y frente a la fachada de nuestra parroquia de san Pedro.

Te esperamos acompañado de tus amigos y familiares para pasar un buen rato de fraternal convivencia.


IGUALÁ DE COSTALEROS 2018

Querido costalero;

Siguiendo las directrices de nuestro capataz, Ezequiel Simancas, nos complacemos en citarte el próximo domingo día 21 de Enero a las 12:00 horas en la Iglesia de San Pedro para llevar a cabo el “igualo” de los hombres con la intención de preparar la cuadrilla de costaleros de la Hermandad de Loreto, para el próximo año venidero.

Todos los costaleros que pertenezcan a la cuadrilla y nuevos aspirantes, tendrán que asistir provistos con el calzado con el que vayan a trabajar la cofradía, siendo este de color negro en su totalidad.

El equipo de capataces.



sábado, 11 de noviembre de 2017

FOTOS DE NUESTRA MADRE DE LOS AÑOS 90

Agradecer a nuestros hermanos Ildefonso Setó y Mercedes Fernández el envío de estas fotos de Nuestra Madre en ceremonia de besamanos fechadas a principios de los 90.

La Virgen aun la vestía el recordado Jose Luís Larrahondo,lo estuvo haciendo hasta el año 94 en que el actual vestidor,Jesús Tamayo,tomó el relevo en esta importante y responsable labor.

 La foto debe de ser del año 92,año del estreno de la Cruz de Guía, o bien del 93,pues como ya dijimos antes en el 94 ya la viste Tamayo,personalmente y por el protagonismo en el besamanos del atributo que abre nuestro cortejo procesional, nos decantamos más por el 92.

Sin duda estampas de otras décadas cargadas de gran sabor y añoranza cofrade.Ni que decir tiene que cualquier lector del blog que posea fotos como estas y tenga a bien compartirlas con el resto de lectores, puede mandarlas amablemente al correo cucosantacruz@hotmail.com.


.

viernes, 10 de noviembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 32º DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO A – (12-11-2017)

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 1-13


"En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

-«Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo.

Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas.

Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.

El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó una voz:

¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!

Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas.

Y las necias dijeron a las sensatas:

"Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas."

Pero las sensatas contestaron:

"Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis."

Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.

Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo:

"Señor, señor, ábrenos."

Pero él respondió:

"Os lo aseguro: no os conozco.

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora».”



ENCENDER UNA FE GASTADA


La primera generación cristiana vivió convencida de que Jesús, el Señor resucitado, volvería muy pronto lleno de vida. No fue así. Poco a poco, los seguidores de Jesús se tuvieron que preparar para una larga espera.

No es difícil imaginar las preguntas que se despertaron entre ellos. ¿Cómo mantener vivo el espíritu de los comienzos? ¿Cómo vivir despiertos mientras llega el Señor? ¿Cómo alimentar la fe sin dejar que se apague? Un relato de Jesús sobre lo sucedido en una boda les ayudaba a pensar la respuesta.

Diez jóvenes, amigas de la novia, encienden sus antorchas y se preparan para recibir al esposo. Cuando, al caer el sol, llegue a tomar consigo a la esposa, los acompañarán a ambos en el cortejo que los llevará hasta la casa del esposo donde se celebrará el banquete nupcial.

Hay un detalle que el narrador quiere destacar desde el comienzo. Entre las jóvenes hay cinco «sensatas» y previsoras que toman consigo aceite para impregnar sus antorchas a medida que se vaya consumiendo la llama. Las otras cinco son unas «necias» y descuidadas que se olvidan de tomar aceite con el riesgo de que se les apaguen las antorchas.

Pronto descubrirán su error. El esposo se retrasa y no llega hasta medianoche. Cuando se oye la llamada a recibirlo, las sensatas alimentan con su aceite la llama de sus antorchas y acompañan al esposo hasta entrar con él en la fiesta. Las necias no saben sino lamentarse: «Que se nos apagan las antorchas». Ocupadas en adquirir aceite, llegan al banquete cuando la puerta está cerrada. Demasiado tarde.

Muchos comentaristas tratan de buscar un significado secreto al símbolo del «aceite». ¿Está Jesús hablando del fervor espiritual, del amor, de la gracia bautismal…? Tal vez es más sencillo

recordar su gran deseo: «Yo he venido a traer fuego a la tierra, y ¿qué he de querer sino que se encienda?». ¿Hay algo que pueda encender más nuestra fe que el contacto vivo con él?

¿No es una insensatez pretender conservar una fe gastada sin reavivarla con el fuego de Jesús? ¿No es una contradicción creernos cristianos sin conocer su proyecto ni sentirnos atraídos por su estilo de vida?

Necesitamos urgentemente una calidad nueva en nuestra relación con él. Cuidar todo lo que nos ayude a centrar nuestra vida en su persona. No gastar energías en lo que nos distrae o desvía de su Evangelio. Encender cada domingo nuestra fe rumiando sus palabras y comulgando vitalmente con él. Nadie puede transformar nuestras comunidades como Jesús.

José Antonio Pagola.
.